Contra las cuerdas

'GGG' no es la solución de 'Canelo'

Lo advierto: si Canelo Álvarez llega a pelear con Golovkin –sin importar el resultado– las críticas no desaparecerán.

Sin elegirlo, al Canelo le fue asignado el papel de antagonista del boxeo mexicano. Aunque en el fondo desee ser querido y respetado.

Con 26 años, Canelo ha intentado satisfacer –en medida de las posibilidades que permite este negocio – y siempre termina faltando algo que lo convierte en el blanco de las burlas y críticas, que se recrudecen ahora con las redes sociales. Esa línea directa del fan con el deportista.

Construir una reputación no es sencillo y no solo es trabajo del que se pone unos guantes. Es trabajo en equipo y en ese rubro el pelirrojo está solo.

Muchos, incluyendo al Canelo, toman como ejemplo a Floyd Mayweather para hacer negocios, pero ¿por qué no copiar esa forma arrogante cuando se sabe odiado? Durante una década Mayweather supo explotar eso a la perfección y millones de fanáticos pagaron tickets y PPV´s solo para verlo perder y al final se quedaron con las ganas después de cientos de dólares pagados.

Lo difícil ya está: Canelo –odiado o amado– ya acaparó la atención… ahora –además de que urge una estrategia que en lugar de que lo afecte, lo ayude– deberán enseñarle que antes de salir de casa será necesario embarrarse kilos de mantequilla, para que todo resbale.

erikamontoyag@gmail.com
twitter@LaKiks