Contra las cuerdas

'Bare knuckle', no es tan mala idea

Hace un par días leía sobre la loca idea de traer de nueva cuenta, el bare knuckle (boxeo a mano limpia, muy arraigado en Inglaterra) y conforme leía los primeros párrafos mi Biblia se empezó a deshojar de la impresión."Si ya pasamos esas épocas de barbarie. No hay moral", pensaba. Pero analizándolo a profundidad la idea no suena tan mal. ¿No les da la impresión que a veces vemos a boxeadores con todo menos que con ganas de pelear? Esa agresividad contenida y los golpes necesarios para ganar sin arriesgar, bajo la consigna de "en la cara no, porque soy artista", han puesto al boxeo en una posición nada cómoda. ¿Qué pasaría si el boxeo tuviera una competencia directa llena de peleadores que sí quieren guerras? Las artes marciales mixtas ya están haciendo su trabajo, pero no es lo mismo, y tal vez por eso no cautiva a todos por igual. ¿Pero si llegara un grupo dispuesto a no quedarse con gas en el tanque y dar espectáculo? Será que los boxeadores hagan algo más que conservar sus "bellos rostros" (aquí es donde admito que no hay nada que me haga más ruido que cuando presentan a un campeón presuman la forma en la que se ve, pero parece que ahora es tendencia ser "lindo"). ¡Ojo! Tampoco busco que se acabe con las técnicas y que los peleadores suban arrastrando el garrote, pero más emoción no hace daño a nadie, ¿o sí?

erikamontoyag@gmail.com
twitter@LaKiks