Llamen a los vecinos

La vida en Dallas sin Tony Romo

En más de una ocasión he dejado claro que no soy precisamente un admirador de Tony Romo, que a lo largo de los años ha contado con malos equipos, pero también la fortuna le ha favorecido con grupos talentosos que lo cobijen, y no ha sido capaz de aprovecharlos. Con él en los controles desde el 2006, Dallas solo ha calificado en 4 ocasiones, y en 6 partidos de postemporada, su marca es 2-4, cayendo una vez en la Ronda de Comodines, y 3 en la fase divisional.

Pero también es cierto que sin Romo, el panorama se nubla aún más. En las últimas 10 campañas, con él de inicio, el registro de los Vaqueros es al menos positivo, 78-49, pero sin él es 10-23, bajo el mando de quarterbacks en su mayoría de salida o con los que no pasó nada, como Brad Johnson, Jon Kitna, Stephen McGee, Kyle Orton, Brandon Weeden, Matt Cassel y Kellen Moore. Las cifras se recrudecen en los últimos 3 años, con Romo 23-11, y en su ausencia, 1-13.

De manera que la reflexión es la siguiente: Dallas debe ir en otra dirección, porque aunque con Romo tienen marca ganadora, jamás los llevará a dar el siguiente paso. No es un Ben Roethlisberger, Peyton Manning, Russell Wilson, Aaron Rodgers o Tom Brady.

Y aunque evidentemente no es como se hubiera planeado, los Vaqueros se ven forzados a tomar un nuevo camino ante una nueva lesión de Romo, ahora fracturado de una vértebra en la parte baja de la espalda, que lo marginará entre 6 y 10 semanas.

La titularidad recae en Dak Prescott, novato de la Estatal de Mississippi al que tomaron en la cuarta ronda del Draft con la selección número 135 total, y que no estaba originalmente en su radar. Dallas pretendía a Carson Wentz, que se fue a Filadelfia, a Paxton Lynch elegido por Denver, y finalmente a Connor Cook ahora con Oakland.

Será el cuarto novato que inicie un juego inaugural para los Vaqueros después de Roger Staubach en el ’69, Troy Aikman en el ’89, y Quincy Carter en el 2001. Los dos primeros están en el Salón de la Fama.

Hasta ahora Prescott ha respondido, encabezando a los pasadores de la pretemporada en yardas, 454, y pases de anotación, 5, sin intercepción. Además ha llegado dos veces a las diagonales por tierra. Desde luego, habrá que verlo frente a titulares y en partidos que cuenten.

En cuanto a su suplente, no sería descabellado pensar que pudieran traer a Mark Sánchez, toda vez que no será titular en Denver, o a Colin Kaepernick, si se desprende de él San Francisco.   

enrique.burak@milenio.com

twitter@EnriqueBurak