Llamen a los vecinos

Una vergüenza

Honestamente debo decir que no entiendo a la afición de Nueva York. Desde el arranque de temporada han ovacionado y cobijado en su regreso a Álex Rodríguez, tras un año de suspensión por haber ingerido sustancias prohibidas. Es cierto que todos merecemos una segunda oportunidad, y que Rodríguez cumplió su castigo ante el beisbol de las Mayores, pero no fue la primera vez que consumió sustancias que artificialmente mejoraron su desempeño, o que miente.

Rodríguez ya conectó un cuadrangular en el 2015, e inicia la semana con 655 de por vida, a 5 del cuarto lugar de todos los tiempos Willie Mays. Más arriba en la lista aparecen Babe Ruth con 714, Hank Aaron con 755, y al tope Barry Bonds con 762.

Asumiendo que el cuerpo de Rodríguez se ha desintoxicado con el paso de los meses, y que está en igualdad de circunstancias que otros peloteros, de cualquier forma ¿cuántos de sus home runs los dio retacado de esteroides?

Y qué decir de Bonds, a quien con el paso de los años vimos asumir una complexión robusta, que no se adquirió en base al ejercicio. Recuerdo aún al entonces comisionado Bud Selig, que acudía partido a partido para atestiguar el momento en que rompiera la marca de Aaron, con un rostro incómodo, como esperando a que no se produjera. El record de Bonds debería tener un asterisco.

De cualquier forma Bonds, que al igual que Rodríguez en la Gran Manzana, es arropado por el publico de San Francisco, pero nada más, ha recibido la mayor de las sanciones, no ser reconocido por los periodistas electores para el Salón de la Fama, como ninguno de los grandes cañoneros de la era de los esteroides: Mark McGwire, Sammy Sosa o Rafael Palmeiro.

Siendo congruentes, Rodríguez tampoco sería miembro del recinto de los inmortales.

Por otra parte, al escribir estas líneas tengo de fondo el partido de lunes por la noche entre Raiders y Seattle de 1987, y no puedo dejar de comentar sobre Bo Jackson. Un deleite verlo en plenitud de facultades. Jim Thorpe es considerado como el mejor atleta de la historia, pero para practicar dos deportes profesionales y destacar en ambos, nadie como Jackson, el único que ha sido seleccionado para el Juego de Estrellas en dos deportes, con promedio por acarreo de 5.4 yardas, y con 141 home runs y 415 producidas, además de ser electo como Jugador Más Valioso del clásico de mitad de temporada del ‘89.  

 

enrique.burak@milenio.com

twitter@EnriqueBurak