Llamen a los vecinos

Se revela la incógnita

No cabe duda que la NFL sabe cómo hacer de cada uno de sus eventos un acontecimiento, y el de esta noche no es una excepción, al revelarse el calendario de juegos para la temporada 2015.

Lo que ya se sabe es que el día inaugural, el jueves 10 de septiembre los campeones Patriotas jugarán en casa, así como las fechas y oponentes de los 3 encuentros a efectuarse en el Estadio de Wembley en Londres: Jets-Miami el 4 de octubre; Búfalo-Jacksonville, el 25 de octubre; y Kansas City-Detroit el 1 de noviembre. En cuanto al rival de Nueva Inglaterra, hace unos días sonaba Filadelfia, pero trascendió que podría ser Pittsburgh.

Algo más que se sabe desde diciembre, cuando concluyó la campaña regular, es cuáles son los rivales por escuadra, ya que la posición en el standing influye directamente en la programación de los partidos.

A principios de abril salió a la luz el calendario de pretemporada, que inicia el domingo 9 de agosto en Canton, con el juego del Salón de la Fama entre Pittsburgh y Minnesota. Un representante de cada equipo ingresará un día antes al reciento de los inmortales, Jerome Bettis de los Acereros, y Mick Tingelhoff de los Vikingos.

Por otra parte, no deja de llamar la atención la firma de Tim Tebow con Filadelfia, luego de prácticamente 2 años de ausencia de la Liga, tras haber jugado para Denver y Jets, y de ser liberado por Nueva Inglaterra previo al inicio de la temporada del 2013.

La apuesta del entrenador Chip Kelly no es para que Tebow sea su pasador titular, para ello cuenta con Sam Bradford, al que trajo de San Luis a cambio de Nick Foles, o con su suplente, Mark Sánchez. Es para tener a un quarterback grande, que sabe correr con el balón, con buen brazo, y aunque su mecánica sea poco pulida, que sea capaz de manejar el ritmo acelerado del ataque de las Águilas, que saca jugadas cada 15 segundos, evitando las correctas sustituciones de sus oponentes, pero sobre todo, para incrementar el número de jugadas ofensivas. Para Kelly es más importante este dato que el tiempo de posesión. La contra radica en que si no se obtienen primeros y diez, la defensiva paga el precio al estar demasiado tiempo en el terreno. En el 2013, año de debut de Kelly, las Águilas promediaron 65.9 jugadas por partido, posición 13 de la NFL. Para el 2014, Filadelfia se colocó en el primer lugar, con 70.4. En contraste, fue último en posesión con 26:40 minutos, casi 6 minutos menos que Pittsburgh que encabezó la NFL con 32:34.  

 

enrique.burak@milenio.com

twitter@EnriqueBurak