Llamen a los vecinos

¿El nuevo Jackie Robinson?

Parece increíble que fuera hasta 1947cuando Jackie Robinson se convirtió en el primer pelotero negro en la era moderna del beisbol de Grandes Ligas, terminando con 6 décadas de segregación racial en la pelota de la Unión Americana.

Actualmente el porcentaje de jugadores afroamericanos en las Mayores es del 8.5%, el más bajo en años. Uno de los motivos principales es el crecimiento en popularidad del futbol americano y el basquetbol, a los que se han dirigido los atletas afroamericanos en los últimos tiempos, con participaciones del 68% en la NFL, y del 76% en la NBA.

Por otra parte, y sin proponérselo, estos dos deportes se han convertido en un parteaguas en otra segregación: la preferencia sexual.

Hace un año Jason Collins, entonces de los Wizards de Washington, dio a conocer su homosexualidad, un anuncio nunca antes hecho por un jugador en activo en cualquiera de los 4 grandes deportes de Estados Unidos. Al concluir la temporada, Collins de 35 años, se convirtió en agente libre, pero nadie lo llamó quizás por su veteranía, o por prejuicios.

Se mantuvo en forma, y el domingo debutó con los Nets de Brooklyn, dirigidos por Jason Kidd, su compañero cuando la franquicia estaba en Nueva Jersey.

En cuanto a la NFL, Michael Sam, ala defensiva de Missouri, podría ser el primer elemento abiertamente gay de la Liga, aunque existen al menos 6 casos de jugadores homosexuales. El mejor de todos fue Jerry Smith de los Pieles Rojas entre 1965 y 1977, dos veces seleccionado al Pro Bowl, miembro del anillo del honor del conjunto y al retirarse, el ala cerrada con más TD en la historia. Murió de SIDA en 1986.

Hace tiempo Sam reveló su preferencia sexual a sus compañeros de Universidad, y recientemente lo hizo a nivel nacional, para evitar, dijo, que el tema saliera a la luz por otros medios. El sábado, en el ScoutingCombine en Indianápolis, ofreció una conferencia de prensa, en la que se mostró articulado, seguro, y con respuestas consistentes. Pero el lunes registró 4.91 segundos en las 40 yardas, lento para justificar una selección en las 4 primeras rondas, y su desempeño en las otras pruebas fue regular. Con habilidades atléticas limitadas, es difícil que pueda hacer la transición a linebacker, aunque podría jugar el rol de especialista en presión al quarterback.

Por ahora el futuro profesional de Sam es incierto, pero lo que es un hecho, es que se ha convertido en un nuevo Jackie Robinson.   

enrique.burak@milenio.com

twitter@EnriqueBurak