Llamen a los vecinos

Último round: Super Bowl LI

Y aquí vamos otra vez, ahora rumbo a Houston con el privilegio y el gusto de cubrir un Super Bowl más, el número 24 que compartimos Toño, Pepe y yo. El primero fue hace 31 años en Nueva Orleans, el XX, entre Los Monstruos del Midway de Chicago, y los Patriotas, en su primera experiencia en el partido grande, que resultó humillante, al caer 46 a 10.

¿Qué ha cambiado desde entonces? En cuanto a nosotros un mundo de diferencia tecnológicamente hablando. Era 1986, y no había internet, ni celulares, y el material grabado durante la semana para alimentar el programa “La noche previa al Super Bowl” se enviaba por avión tras encontrar en el aeropuerto a buenos samaritanos dispuestos a cargar con las cintas. Hoy en día, se puede transmitir con un celular a cualquier parte del mundo, desde cualquier parte del mundo.

En cuanto a los Patriotas, la historia también ha cambiado radicalmente, más aún, desde que Robert Kraft adquirió al equipo en 1994. Poniendo las cosas en contexto, la franquicia tiene 57 años de existencia, avanzando a postemporada 24 veces, 18 de esas ocasiones han sido bajo el liderazgo de Kraft, el único propietario con 8 participaciones en el Super Bowl, incluyendo el de este domingo, en el que Nueva Inglaterra puede ser el primero que se corona 5 veces con la misma combinación de dueño, entrenador, Bill Belichick, y pasador, Tom Brady.

¿Qué podemos esperar del partido? Puede ser un tiroteo ofensivo, y no es una casualidad que la línea ronde los 60 puntos, con dos de los mejores ataques de la historia ejecutados por Brady y Matt Ryan, pero comandados por Josh McDaniels y Kyle Shanahan, el próximo entrenador de San Francisco.

De manera que la clave estará del otro lado del balón. De los que se habla menos, de la defensiva de Nueva Inglaterra, la mejor en puntos permitidos de la Liga, y la de Atlanta, la primera que en un juego de campeonato de conferencia emplea a 4 novatos como titulares. Es imposible dejar a un lado el éxito de los Patriotas en esta clase de partidos, y su capacidad de responder, pero los Halcones van en ascenso, derrotando en playoffs a escuadras como Seattle y Green Bay, disminuidas por lesiones, pero con un gran capital humano con vasta experiencia.

Pronóstico: Atlanta. 

enrique.burak@milenio.com

twitter@EnriqueBurak