Llamen a los vecinos

Es oficial: Oakland está de regreso

La primera parte de la temporada de la NFL se ha caracterizado por historias que van desde el 3-1 de Nueva Inglaterra sin Tom Brady, al concluir finalmente el tema de los balones desinflados, y que con él ha crecido a 7-1; a la irrupción del novato Carson Wentz, segunda selección de todo el Draft y que llevó a Filadelfia a un arranque de 3-0, aunque las Águilas han caído en 4 de los últimos 5; a Minnesota, el último equipo en perder el invicto, pero que de 5-0 se ha colocado con 5-3. Y desde luego el surgimiento de Dak Prescott en Dallas y la controversia por la titularidad cuando sane Tony Romo, aunque la polémica se ha ido diluyendo con las 7 victorias consecutivas de la escuadra de la estrella solitaria.

Pero hay otra historia que ha sido un tanto silenciosa hasta hace algunas jornadas y que bien vale la pena contar, y es la de los Raiders, que habían estado tan mal, que no habían sido considerados como anfitriones de un juego de domingo por la noche en más de una década. Ahora con 7-2, tras imponerse a Denver, Oakland encabeza el Oeste de la Conferencia Americana en base a la continuidad y al buen trabajo del gerente general Reggie McKenzie, contratado en el 2012, y que ocupara el cargo que le perteneciera a Al Davis desde 1963. La última campaña ganadora de los Raiders fue en el 2002, cuando cayeron en el Super Bowl XXXVII frente a Tampa Bay, dirigido por su ex entrenador, Jon Gruden. Entre 2003 y 2015, Oakland perdió 145 partidos de 208, sumó 10 temporadas de 11 derrotas o más, fue dirigido por 9 entrenadores y tuvo 18 pasadores titulares diferentes, ¡18!

Sin embargo, parece que la estabilidad y los buenos tiempos se asoman. De hecho, desde el año anterior, el primero de Jack del Río al frente, cuando terminaron 7-9, se veían distintos, con rumbo y destellos de calidad. La plantilla de McKenzie incluye a 24 jugadores que fueron seleccionados en el Draft, 22 de ellos desde el 2013, destacando el quarterback Derek Carr, que ha iniciado los últimos 41 juegos; el ala defensiva Khalil Mack, el alma de la unidad, y el receptor Amari Cooper, de impacto inmediato; además de 27 agentes libres y dos más en cambios.

¿Hasta dónde les alcanzará? Es difícil saberlo, pero son contendientes y segundos de la conferencia solo detrás de Patriotas. Lo que es un hecho es que llegaron para quedarse un buen rato.  

enrique.burak@milenio.com

twitter@EnriqueBurak