Llamen a los vecinos

¿Quién para Más Valioso?

Al arribar al último cuarto de temporada de la NFL existe un debate, quizás prematuro, pero no por ello menos interesante. ¿Cuál es su candidato para Jugador Más Valioso de la campaña? Un nombre que brota de inmediato es el de Dak Prescott, mariscal de campo de Dallas, que ha hilvanado 10 victorias consecutivas, un récord de la franquicia. Seleccionado en la cuarta ronda del Draft, porque los Vaqueros no pudieron hacerse de Paxton Lynch o Connor Cook, ascendió en el escalafón al fracturarse una pierna Kellen Moore, y al no llegar a un acuerdo para firmar al veterano Josh McCown. Le ganó el puesto de suplente de Tony Romo a Jameill Showers, y en la pretemporada se convirtió en titular por la lesión de Romo. ¿Casualidad o destino? Prescott tiene la marca de pases consecutivos sin intercepción con 176 al inicio de una carrera.

Para otros, el Más Valioso debe ser Tom Brady, que ha conducido a Nueva Inglaterra a una marca de 6-1, 9-2 en total. Es líder de la Liga en rating con 116.7 puntos y ha completado el 68.4% de sus pases, en ambos casos sus mejores cifras desde el 2007. Además ha pasado para 2,201 yardas, con 18 touchdowns y solo una intercepción. Todas esas cifras son para tomarlo en cuenta, pero, y es un gran PERO, por el asunto de los balones desinflados se perdió el primer cuarto de la temporada y creo que la designación debe recaer en alguien que juegue toda, o casi toda la campaña.

Mención especial para Derek Carr de Oakland, que los tiene empatados con Patriotas al frente de la Americana con 9-2, con 5 triunfos en línea, la mejor racha desde el 2002 cuando tuvieron su última campaña ganadora, y su más reciente aparición en el Super Bowl. Apenas en su tercer año, Carr ha dado muestras de carácter y ha sido factor en varias de sus victorias.

Pero para mí, a estas alturas, el Más Valioso es Matthew Stafford de Detroit. ¿Stafford? Así es. Los Leones son los primeros en la historia que sus primeros 11 juegos se definen por 7 puntos o menos, y en sus 7 victorias, en todas, han venido de atrás en el cuarto periodo, la mayoría con unos cuantos segundos en el reloj. Detroit ha ganado 6 de sus últimos 7 partidos, incluyendo dos ante Minnesota, y aspiran a su primer título divisional desde 1993.   

enrique.burak@milenio.com

twitter@EnriqueBurak