Llamen a los vecinos

La neta

Debo confesar que no tenía un favorito para la final de la Copa América Centenario. Básicamente me daba lo mismo quién ganara, Argentina o Chile. Pero al acercarse el encuentro, la balanza sentimental se cargó de un lado: quería que el título fuera para Lionel Messi, así es, para él. Que el deporte al que ha engrandecido en base a su profesionalismo, dedicación y facultades, le diera un trofeo que mostrar frente a sus detractores, la mayoría, de su país, que por no haber conquistado un evento de categoría mayor con su selección, le niegan el lugar que se merece.

Por ello me dolió el penal que falló, y que resultó determinante. Campeón mundial Sub 20 en 2005, y Olímpico en Pekín 2008, Messi y los 10 que le han acompañado en cada caso, que también tienen su carga de responsabilidad, han caído en los duelos por el título de Brasil 2014, de las Copas América 2007 y 2015, y el encuentro del domingo anterior.

Algunos argentinos me dicen que parte del recelo con Messi proviene de no ser un producto futbolístico de su país, que lo sienten ajeno y distante por emigrar a Barcelona a los 13 años de edad. Y por supuesto, les hacen mella los 28 campeonatos obtenidos con el conjunto catalán desde el 2005, a cambio de 0 con Argentina. Pero estos mismos me parecen unos malagradecidos, ya que Messi pudo tomar la decisión de jugar por España, y quizás, ya tendría en su haber dos copas de Europa y un campeonato mundial. ¿Y entonces, sí estaría al nivel de Pelé o Diego Armando Maradona ? No hay que olvidar que se trata de un juego de conjunto, y por ello es complicado hacer comparaciones. Muchas veces la gente que rodea a un jugador puede definir su clasificación en la historia, para bien o para mal. Y me viene a la mente Gonzalo Higuaín, que de acertar una de las que tuvo el domingo, habría roto con la sequía de 23 años sin título para Argentina, y con la maldición que pesa sobre esta generación de futbolistas.

Al terminar el partido Messi anunció su retiro de la selección nacional, noticia que casi eclipsó este nuevo revés. Está harto de intentarlo y siempre fracasar. Pero creo que no será una separación definitiva, que estará al menos en Rusia 2018. La pregunta es, ¿con qué compañeros?, ¿con qué federación, ya que la actual está intervenida por FIFA? En Argentina idolatran a Maradona, que sí ganó un mundial, nunca la Copa América, que fue tramposo y al que suspendieron por doping. Yo, pese a todo, me quedo con Messi. 

enrique.burak@milenio.com

twitter@EnriqueBurak