Llamen a los vecinos

Las negociaciones de los Dodgers

El 31 de julio venció el plazo para negociaciones directas entre los equipos de Grandes Ligas. Entre los jugadores disponibles había 3 peces gordos, los pitchers Cole Hamels de Filadelfia, tras lanzar un sin hit ni carrera, y David Price de Detroit, así como el cañonero cubano Yoenis Céspedes, también de los Tigres, dos veces ganador del Derby de cuadrangulares. La afición de los Dodgers, que no ve a su escuadra en la Serie Mundial desde 1988, sentía que adquirirían por lo menos a uno de los dos lanzadores en cuestión, pero esto no ocurrió. Hamels se fue a los Rangers, que se mencionó podrían soltar al michoacano Yovani Gallardo, aunque todo quedó en un rumor, al tiempo que Price fue a Toronto, con quien debutó ayer con victoria ponchando a 11 Mellizos. Céspedes emigró a los Mets, que no avanzan a playoffs desde el 2006, pero que durante el fin de semana desbancaron a Washington del primer sitio del Este de la Nacional.

Pero volviendo a los Dodgers, de cualquier forma requerían de ayuda para el mejor 1-2 abridor de las Mayores, Zach Greinke y Clayton Kershaw, ante las lesiones de Brandon McCarthy, que solo registró 4 aperturas antes de requerir cirugía de Tommy John en el codo derecho, y del coreano Hyun-jin Ryu, que tras sentir molestias durante la pretemporada en el hombro izquierdo fue operado. En una negociación que involucró a 13 jugadores y 3 equipos, la escuadra californiana se hizo de Mat Latos de Miami, y de Alex Wood de Atlanta. Aunque las cifras de Latos no eran espectaculares, 4-7, tuvo un importante repunte en sus 7 aperturas entre junio y julio, en las que permitió 15 carreras limpias en 45 entradas 2/3, bajando su efectividad de 6.12 a 4.48. En su debut este domingo ante Serafines, la tendencia se mantuvo, al tolerar 4 hits y una carrera en 6 innings.

Este martes debuta Wood ante Filadelfia, convirtiéndose en el pitcher número 30 y abridor 16 que emplean los Dodgers en el 2015. Con los Bravos tuvo registro de 7-6 con 3.54 de limpias. En 7 de sus 10 aperturas llegó por lo menos a la sexta entrada, y solo en 3 le anotaron más de 3 veces.

Por cierto, el fin de semana ante Serafines, Kershaw colgó 8 ceros para llegar a 37 entradas seguidas sin permitir carrera limpia, uniéndose a Greinke, que acumuló 43 2/3. La última vez que un equipo tuvo a dos abridores con al menos 35 entradas seguidas sin permitir carrera fue Chicago en 1908, la última vez que los Cachorros se coronaron. ¿Será ésta una premonición para los Dodgers? Por lo pronto son líderes divisionales.  

 

enrique.burak@milenio.com

twitter@EnriqueBurak