Llamen a los vecinos

La historia dentro de la historia

Ningún equipo en los cuatro grandes deportes profesionales estadunidenses supera a los Azulejos de Toronto en el mayor número de temporadas ausente de los playoffs. Son 21, muy por encima de las 15 de los Bills de la NFL, las 11 de Minnesota en la NBA y las 9 campañas de Edmonton de la NHL.

La última vez que los Azulejos vieron la postemporada fue en el sexto partido de la Serie Mundial de 1993. Aquella vez Joe Carter tendía en el terreno a los Filis con un cuadrangular en la parte baja de la novena, y Toronto era bicampeón.

Era 1993, Checoslovaquia se transformaba en la República Checa y en Eslovaquia; Bill Clinton se convertía en el presidente número 42 de la Unión Americana; Dallas aplastaba en el Super Bowl 27 a Buffalo que perdía su tercero consecutivo; una bomba explotaba en el sótano de la torre norte del World Trade Center de Nueva York, nacía Ariana Grande y morían Rudolf Nureyev, Audrey Hepburn y James Hunt. Los Imperdonables de Clint Eastwood ganaba el Oscar a la mejor película; la serbia Mónica Seles era apuñalada por la espalda durante un descanso del torneo Hamburgo; un temblor de 7.5 grados Richter azotaba Japón, y uno más en India dejaba 10 mil muertos. En 1993 Chicago conquistaba su tercer título consecutivo de la mano de Michael Jordan; Miguel Induráin ganaba el tercero de cinco Tours de Francia en línea; Yasser Arafat, líder de la Organización para la Liberación de Palestina acordaba la paz con Yitzhak Rabin Primer Ministro israelí; se firmaba el tratado de libre comercio para América del norte; y los huracanes Calvin y Gert impactaban en territorio mexicano. Sídney obtenía la sede de los Juegos Olímpicos de verano del 2000, y Nelson Mandela y Frederick de Klerk obtenían el premio Nobel de la Paz. Ah, y el Atlante era campeón del futbol mexicano.

Entre 1993 y el 2015 los Azulejos registran 10 campañas perdedoras, y sólo una vez han quedado a menos de 10 juegos del primer lugar divisional. Pero todo empieza a cambiar. Con las adiciones de Josh Donaldson desde el inicio de temporada, y hace unas semanas de David Price y Troy Tulowitzki, además de las notables contribuciones de los mexicanos Marco Estrada y Roberto Osuna, Toronto suma ocho victorias seguidas, barrió a los Yanquis para colocarse a juego y medio de los Bombarderos en el Este de la Americana, y de haber concluido ayer la temporada, sería un comodín. Atención con los Azulejos, que pintan bien, como para volver al Clásico de Otoño.  

 

enrique.burak@milenio.com

twitter@EnriqueBurak