Llamen a los vecinos

5 años después, pero al fin, Mayweather vs. Pacquiao

Se debieron enfrentar en marzo del 2010, sin embargo, en ese entonces no se pusieron de acuerdo en el control antidoping. Floyd Mayweather Jr. sospechaba que Manny Pacquiao tomaba sustancias que incrementaban su masa muscular, y la pelea se vino abajo.

Cinco años después, el campamento de Pacquiao aceptó exámenes sorpresivos de sangre y orina, y como resultado, pelearán este sábado.

Es curioso, pero Mayweather y Pacquiao ya estuvieron en una misma cartelera, el 10 de noviembre del 2001 en San Francisco. No imaginaban entonces que chocarían en el combate que más dinero generaría de todos los tiempos, más de 400 millones de dólares, de los cuales 300 millones provendrán del Pago Por Evento en la Union Americana, a 100 dólares cada uno, y 75 millones de dólares por concepto de taquilla, con el boleto más caro en 1,500 dólares, y el más caro en 10,000.

Aquella noche de hace 14 años, Mayweather defendió por octava ocasión exitosa el cetro superpluma del CMB frente al mexicano Jesús Chavez, al tiempo que Pacquiao, en su segundo combate fuera de Filipinas, empataba con el dominicano Agapito Sánchez, estando en juego los títulos superpluma de la Organización y la Federación.

Pero no se toparon frente a frente. La primera vez fue en un partido del Miami Heat en enero pasado.

Este martes es el tradicional arribo de los boxeadores al hotel sede, el MGM de Las Vegas. Llegarán, el ucraniano Vasyl Lomachenko que expone el título pluma de la organización ante el tailandés Chonlatam Piriyapinyo, Leo Santa Cruz monarca supergallo del Consejo que choca en pelea no titular ante Anthony Settoul, Mayweather, pero no estará Pacquiao, que anoche viajó en carretera de Los Angeles a Las Vegas. Su promotor, Bob Arum tiene diferencias con los directivos del hotel por la repartición de boletos.

El viernes será la ceremonia de pesaje, para la que por primera vez se cobrará en Nevada, 10 dólares por cabeza. El motivo, evitar multitudes que duerman fuera de la Arena. Las ganancias serán destinadas a obras de caridad.

El favorito en las apuestas, que reunirán entre 50 y 80 millones de dólares, es Mayweather, que no pierde desde las semifinales de los Juegos Olímpicos de Atlanta ‘96, mientras que luce como una buena alternativa jugarle al empate que paga 8-1.

Hablar de una revancha es muy aventurado, porque no está firmada, pero de tener una buena pelea o una decisión polémica, podrían volver a enfrentarse en septiembre.  

 

enrique.burak@milenio.com

twitter@EnriqueBurak