Llamen a los vecinos

¿Volverá la NFL a México?

La ocasión más reciente que la NFL vino a México, en octubre del 2005 con el duelo entre Arizona y San Francisco en el Estadio Azteca, se registró un hecho doblemente histórico para la Liga. Por primera vez se disputó un partido de temporada regular fuera de Estados Unidos, y se estableció una nueva marca de asistencia con 103,467 aficionados. El récord estuvo vigente 4 años, hasta la inauguración del Palacio de Cristal de los Vaqueros en Arlington, en septiembre del 2009, cuando 105,121 personas vieron perder a Dallas contra Gigantes.

La marca de asistencia para cualquier tipo de encuentro de la NFL le sigue perteneciendo al Coloso de Santa Úrsula, con 112,376 espectadores para el choque de pretemporada entre Vaqueros y Petroleros de Houston en agosto de 1994.

Pese a las cifras anteriores, o a una base sólida de aficionados a este deporte en nuestro país, un regreso a México es casi imposible. La razón principal es, por supuesto, económica. Desde el 2007 se estableció la llamada Serie Internacional de la NFL, en la que anualmente se celebró un partido de campaña regular en el Estadio de Wembley en Londres hasta el 2012, dos en el 2013, y para la temporada próxima la cifra crecerá a 3, con los duelos: Miami-Oakland el 28 de septiembre, Detroit-Atlanta el 26 de octubre, y Jacksonville-Dallas el 9 de noviembre.

Los boletos, que ya están agotados, costaron entre 37.50 y 149 libras, es decir, entre 826 y 3,285 pesos de acuerdo a la cotización de este lunes. De manera que para nuestro mercado y poder adquisitivo, los precios son elevados, y la Liga no estaría dispuesta a sacrificar su margen de ganancia. Fin de la historia.

Una serie independiente de partidos es la que anualmente realizan los Bills de Buffalo en Toronto pata incrementar su mercado del otro lado de las Cataratas del Niagara.

Por último, vale la pena comentar que en la investigación para esta columna me encontré con un dato interesante. El primer partido de la NFL en México se presentó en 1978 entre Nueva Orleans y Filadelfia en el Estadio de la Ciudad de los Deportes, hoy Azul. Sin embargo el primero debió ser el domingo 11 de agosto de 1968 en el Estadio Azteca entre Detroit y las Águilas, pero fue cancelado el jueves previo “por razones fuera de nuestro control”, como lo señalaron funcionarios del Coloso. El motivo principal de la suspensión fue el delicado clima político que imperaba en esos días en nuestro país.   

enrique.burak@milenio.com

twitter@EnriqueBurak