Llamen a los vecinos

Super Bowl de oro: un viaje al pasado

El Super Bowl del próximo domingo entre Carolina y Denver será el número 23 que comparta con Toño de Valdés y Pepe Segarra, extraordinarios profesionales del micrófono, y mejores amigos. Es increíble que hayamos cubierto prácticamente la mitad de los Super Bowls. De vez en vez me preguntan sobre la manera en la que nos entendemos al aire, y la realidad es que con tantas horas de vuelo, ni siquiera tenemos que voltear a vernos, ya sabemos qué va a decir cada quien.

Recordar nuestro recorrido por los Super Bowls, también me hace ver cómo el partido, y las actividades alrededor se han transformado. Simplemente ayer se llevó a cabo el día de prensa, o como fue llamado Opening Night en San José. Es la primera vez que se efectúa en horario estelar, pasando del martes por la mañana al lunes por la noche, e incluyó presentaciones musicales. Nada que ver con las improvisadas reuniones entre jugadores y periodistas de las primeras ediciones, o de la primera vez que siendo novatos, sin la existencia de internet, Toño, Pepe y un servidor acudimos a nuestro primer Media Day, en el Superdomo de Nueva Orleans, en enero de 1986. Los Patriotas ya se habían ido, y los Osos se estaban retirando del estadio, sólo tuve la oportunidad de entrevistar a Wilber Marshall, que junto con Otis Wilson y Mike Singletary conformaban el grupo de linebackers de los Monstruos del Midway, y cuyo suplente era Ron Rivera, hoy entrenador en jefe de Carolina.

A diferencia de la actualidad, que se emiten un par de acreditaciones, ambas con fotografía y código de barras, una para las actividades entre semana, y la segunda para el día del juego, con un pin, con la forma del Trofeo Lombardi, se podía acceder a lo organizado por la Liga hasta el sábado. Eso sí, se requería de un pase para el domingo, pero la seguridad era de lo más elemental. Y mientras que ahora se presentarán al medio tiempo Coldplay, Beyoncé, Bruno Mars y Rihanna, en ese entonces apareció el grupo “Viva la Gente”, que hacía su cuarta, y por cierto última presentación en el Super Bowl, nada que ver con la pirotecnia de ahora.

Nuestra transmisión era sólo con audio, vía telefónica, y ahora disponemos de cámara en el palco, con señal vía satélite, y con toda la tecnología de punta a nuestra disposición.

Pero a fin de cuentas todo se reduce al partido, y espero que el duelo entre Carolina y Denver, en el que hago favorito a las Panteras, sea mucho más cerrado que el Super Bowl XX ganado por Chicago 46-10. 

 

enrique.burak@milenio.com

twitter@EnriqueBurak