Llamen a los vecinos

"Super Bowl" en Nueva Jersey, ¿buena idea?

Me encuentro en Nueva Jersey, reconociendo el terreno rumbo al Super Bowl 48 del próximo 2 de febrero, pero ello no impidió que estuviera al tanto de la jornada 14 de la NFL que resultó especial.

Matt Prater de Denver conectó el gol de campo más largo de la historia, 64 yardas, al tiempo que en el Minnesota-Baltimore se presentaron 5 touchdowns e igual número de volteretas en los últimos 2 minutos y 5 segundos.

Pero fue el Detroit en Filadelfia el que me hizo reflexionar. Una tormenta de nieve azotó la Ciudad del Amor Fraternal, dejando totalmente blanco el campo afectando la estrategia del partido. Como era imposible patear, no se intentó un gol de campo, y en 7 de los 8 touchdowns se eligió ir por la conversión de 2 puntos. Además se presentaron 4 intercambios de balón. Las condiciones en Filadelfia se podrían reproducir en Nueva Jersey en el Super Bowl de febrero próximo, lesionando quizás el espectáculo de la joya de la corona de la NFL. ¿Fue buena idea tomar ese riesgo? No es una novedad que la Liga alienta a sus socios a construir nuevos inmuebles, y como recompensa se les otorga la sede de un Super Bowl. Así ha ocurrido en los últimos 10 años en Houston, Detroit, Phoenix, Arlington, Indianápolis, próximamente en Nueva Jersey, y en febrero del 2016 en Santa Clara, la nueva casa de los 49’s. La inversión en el estadio MetLife fue de 1,600 millones de dólares, y resulta irresistible sucumbir ante los encantos de la Gran Manzana.

Mi opinión es que el futbol americano es nieve, lodo y enfrentar a los elementos. Aunque a algunos jugadores no les encanta, están acostumbrados a actuar en esas condiciones. Y si hay nieve y errores, contribuirán para un espectáculo más vistoso y dramático. Sobre el flujo de turistas al área de Nueva York, si está repleto en las fechas de fin de año, para el Super Bowl no debe ser diferente.

El frío en el estadio, sólo lo padecerán unos cuantos miles, comparados con los cientos de millones que seguirán el encuentro por televisión.

En realidad la única duda que tengo es, ¿qué pasará con el show de medio tiempo de Bruno Mars, si hay una nevada? De manera que estoy a favor en este experimento, que tiene un origen comercial, pero que de ser exitoso, le abrirá las puertas a ciudades de una enorme tradición como Chicago y Green Bay, que no cuentan con un domo.   

enrique.burak@milenio.com

twitter@EnriqueBurak