Llamen a los vecinos

Río 2016: se agotó la cuenta regresiva

Como una exhalación transcurrieron los 7 años desde que Río se impuso a Madrid en la última votación para obtener la sede de los Juegos de la XXXI Olimpiada. Debo enfatizar que las dos semanas que vienen a continuación son los Juegos Olímpicos, la Olimpiada, como comúnmente y de manera errónea se le llama, es el periodo de 4 años entre Juegos. Dicho lo cual, estamos a las puertas del máximo evento deportivo del planeta, con los mejores atletas de la actualidad, salvo algunas excepciones, principalmente tenistas, golfistas o basquetbolistas que no acuden por temor al virus del zika o que lo usaron como pretexto porque no hay dinero en premios; tampoco están más de 100 atletas rusos afectados por el doping sistemático ordenado y operado desde el Kremlin, y que afecta a Yelena Isinbayeva, que quiero creer nunca hizo trampa, al conquistar dos oros y un bronce entre Atenas y Londres en salto con garrocha; y finalmente los futbolistas, ya que la FIFA ha impuesto el límite de 23 años con solo 3 refuerzos mayores para que este torneo no sea una competencia a SU mundial.

El programa olímpico le da la bienvenido al golf luego de 112 años de ausencia, y al rugby en modalidad de 7 jugadores, al tiempo que se despiden un par de íconos de la historia del deporte, el estadunidense Michael Phelps y el jamaiquino Usain Bolt. Con 31 años, Phelps es el máximo ganador de preseas olímpicas con 22, y el que más ha obtenido de oro con 18, y en Río competirá en 5 pruebas, que incluyen dos relevos. El día de la clausura, el 21 de agosto, Bolt cumple 30 años, es el único en obtener el primer lugar en 100 y 200 metros en Juegos Olímpicos consecutivos, que se extiende al “triple doble” sumando el relevo 4x100.

Y hay que seguir a la estadunidense Simona Biles, que puede tener el mayor impacto en la gimnasia desde Nadia Comanecci, siendo favorita en el all around, salto, viga y ejercicios en el piso.

Para Brasil no hay medalla más deseada que la de oro en futbol, que por increíble que parezca, nunca ha ganado. México, campeón defensor, podría aspirar a un bronce. Otra posibilidad de medalla para los nuestros es María Espinoza, en taekwondo categoría +67 kilos. María acumula un oro y un bronce olímpicos. México también debe ser competitivo en triatlón, clavados y tiro con arco, destacando la primera aparición del voleibol varonil desde México ’68.

Río 2016 ya llegó, y nadie ni nada lo puede evitar. 

enrique.burak@milenio.com

twitter@EnriqueBurak