Llamen a los vecinos

¿Pitchers ambidiestros en Grandes Ligas?

¿Qué tienen en común Tim Raines, Bernie Williams, Roberto Alomar, Pete Rose, Eddie Murray, Chipper Jones y Mickey Mantle? Dos respuestas son obvias, pero no es la que busco: beisbolistas y buenos para hacer contacto con la pelota. La clave está en que son los mejores bateadores ambidiestros de todos los tiempos.

Batear de ambos lados en la caja de bateo proporciona una ventaja al colocarse por el lado de los derechos frente a lanzadores zurdos y viceversa. Así, la curva por ejemplo, la ven hacia adentro teniendo la posibilidad de hacer un contacto más sólido con la pelota. En la actualidad el 15 por ciento de los bateadores de Grandes Ligas son ambidiestros.

Sin embargo, del otro lado de la moneda, ver a un pitcher que lance con ambos brazos es algo inconcebible. En la era moderna, desde 1900, sólo se presentó el caso de Greg Harris de los Expos de Montreal, hoy Nacionales de Washington, que en 1995, en el penúltimo juego de su carrera trabajó un inning de esa forma. Vale la pena mencionar que no fue una ocurrencia, Harris dominaba la técnica, pero las organizaciones en las que jugó, principalmente la de Boston, se opusieron.

Pero la historia dio un giro radical el viernes, cuando Oakland subió a Pat Venditte de 29 años, pitcher ambidiestro, digamos de tiempo completo.

En 8 temporadas en Ligas Menores, 7 de ellas con los Yanquis, trabajó 417 entradas 2/3, con efectividad de 2.37. En el 2015 con Nashville clase AAA, se fue con 1-0 y 1.36 de carreras limpias en 17 apariciones, 16 en relevo.

Originalmente derecho, su papá lo empezó a entrenar con ambos brazos desde los 3 años, e incluso recibía clases particulares para entrenar hasta 4 veces diarias, en ocasiones hasta la medianoche. En Ligas Menores creían que tenía un hermano gemelo.

Venditte usa un guante especial, con 6 orificios, para ser utilizado con ambas manos.

La regla 5.07, inciso f contempla al pitcher ambidiestro. Antes de enfrentar al bateador debe indicarle al umpire con qué brazo lanzará, y con éste debe terminar el turno.

Hasta ahora Venditte ha lucido intratable. En un par de apariciones ante Boston, viernes y domingo, trabajó 2 entradas 1/3, con un hit, sin carrera y un ponche.

¿La aparición de Venditte marcará una nueva tendencia? Por lo pronto ya se asoma otro pitcher ambidiestro en el horizonte, Aubrey McCarty de la Universidad de Vanderbilt, que fuera seleccionado por San Francisco.   

 

enrique.burak@milenio.com

twitter@EnriqueBurak