Llamen a los vecinos

Los nuestros en las Mayores

La temporada 2016 del beisbol de Grandes Ligas está en marcha, misma en la que los Cachorros de Chicago parten como favoritos para romper el maleficio de 108 años sin conquistar un título, la racha negativa más amplia de los deportes profesionales en Norteamérica.

Para el día inaugural de la campaña, la representación de peloteros nacidos en nuestro país se compone de 9 elementos, la misma que para el arranque del 2015, en la que por cierto, el número de jugadores foráneos fue del 26.5 por ciento, y donde República Dominicana estuvo a la cabeza con 83. En la lista se mantienen Jaime García, cuarto abridor de San Luis detrás de Adam Wainwright, Michael Wacha y Mike Leake; Roberto Osuna, cerrador de Toronto; Yovani Gallardo, segundo inicialista en Baltimore trabajando después de Chris Tillman; Jorge de la Rosa, que ayer abrió por segunda vez el primer encuentro de los Rockies; Joakim Soria, ahora de vuelta en Kansas City como preparador; Fernando Salas, que continúa en el bullpen de Serafines; y Óliver Pérez, de vuelta en Washington. Los que salieron de la lista fueron Miguel González, cortado por los Orioles la semana anterior, y ahora con Charlotte, clase triple A de los Medias Blancas, y Marco Estrada, pitcher del año de los Azulejos en el 2015, pero que se encuentra en la lista de lesionados. Quienes se incorporan son, el sinaloense Arnold León, relevista en Toronto, y la gran sorpresa, Luis Cessa, relevista con los Yanquis, nacido en Córdoba criado en Tabasco, y que desde su arribo a los campos de entrenamiento le llenara el ojo al gerente general Brian Cashman.

La cuota se ampliará en cuanto abandonen la lista de lesionados Manny Bañuelos, lanzador de Atlanta, y el parador en corto Christian Villanueva de Cachorros.

Y desde luego, aunque no cuentan para las cifras oficiales, hacemos nuestros a otros dos peloteros nacidos en California, Adrián González primera base de los Dodgers, de Chula Vista, y al relevista de San Francisco, Sergio Romo, de Brawley, y cuyo abuelo jugara para los Diablos Rojos del México.

De manera que tomando en cuenta a todos, el número podría llegar a 15 jugadores.

Por último, un dato que me llamó la atención sobre la cada vez mayor dependencia del bullpen. En 1981 los relevistas trabajaron el 29.6% de todas las entradas de Grandes Ligas, y el año anterior la cifra llegó al 35%.  

 

enrique.burak@milenio.com

twitter@EnriqueBurak