Llamen a los vecinos

Indignación y orgullo

Me parece indignante que haya quienes califiquen como fracaso la actuación de México en el Mundial de Basquetbol. Han sido comentarios en son de broma y otros en serio, pero todos ignorantes e irresponsables. Y aunque no es mi papel, es necesario poner las cosas en contexto.

La selección no acudía a Copas del Mundo desde hace 40 años, en gran medida, por la gestión de un cacique del deporte, Jorge Toussaint, que tenía secuestrado al basquetbol. Según testimonios de seleccionados y jugadores de menor nivel, el calificativo de ladrón le es elegante. Vamos, se quedaba hasta con el dinero para los uniformes, literal. Con él se perdieron 3 o 4 generaciones de jugadores, y por su maltrato, pocos querían jugar por México. A su salida, el panorama cambió radicalmente, pero existían obvios rezagos. Sin embargo, al formarse una fraternidad de jugadores talentosos y comprometidos, bien dirigidos por el español Sergio Valdeolmillos, conquistaron la plata en los Panamericanos del 2011 y la calificación al Mundial de España, ganando el selectivo de Caracas en el 2013, sobre potencias como Argentina, campeón olímpico en Atenas, y Brasil. A destacar, que por el oro obtenido por Estados Unidos en Londres, sólo había 4 boletos disponibles para TODO EL CONTINENTE. En la fase de grupos se le hizo partido a Lituania, número 4 del mundo, múltiple medallista olímpico, heredero del mejor baloncesto de la otrora URSS, y a Eslovenia, el 13, que proviene de la antigua Yugoslavia, 3 veces campeón del mundo. Ambos ya están en cuartos de final. Y se le pudo ganar a Australia, la novena quinteta del planeta. Los triunfos vinieron sobre Angola, campeón africano, y Corea del Sur. ¿Es un fracaso avanzar por primera vez a la segunda ronda de un Mundial ? O se considera fracaso ¿por caer ante Estados Unidos en octavos, el mejor equipo en la historia y en cuyo roster actual aparecen jugadores seleccionados en la primera ronda del Draft de la NBA? ¿Quién en su sano juicio pensaba que se le podía ganar a los estadounidenses? Yo esperaba que salieran a competir, a entregarse, a morirse en la duela, y lo hicieron. Son un orgullo. El año próximo en Toronto volverán a pelear por un podio Panamericano, y buscarán el boleto olímpico por primera ocasión desde 1976. Sólo espero que las autoridades deportivas se dejen de tacañerías y le paguen a Valdeolmillos lo que se merece, para evitar su salida, y que no se tire a la basura lo logrado hasta ahora.   

 

enrique.burak@milenio.com

twitter@EnriqueBurak