Llamen a los vecinos

¡Gracias Misael!

Finalmente cayó la primera medalla para México en los Juegos Olímpicos de Río, evitando que nuestro país se fuera en blanco por primera vez desde Ámsterdam 1928. Y aunque aún hay posibilidades de preseas en clavados, principalmente este martes con Rommel Pacheco en trampolín, y a partir de mañana en el taekwondo, destacando María Espinoza, el talento y la buena fortuna de Misael Rodríguez, contribuyeron para que descendiera notablemente la presión sobre la Conade, cuya incendiaria gestión ha provocado enconos con el Comité Olímpico Mexicano, la Federación Internacional de Natación, y las federaciones tradicionalmente exitosas en Juegos Olímpicos. Solo espero que ahora los directivos, como regularmente ocurre, no se vayan a levantar el cuello, y recuerden que hace unos cuantos meses, los integrantes del equipo de box fueron obligados a salir a “botear” a las calles, además de efectuar otras actividades, para reunir los fondos necesarios para acudir en octubre al Mundial de Qatar, donde se otorgaron parte de los boletos para Río. La razón, se le cerró la llave de los recursos a la Federación de Boxeo.

Misael, también conocido como El Chino, llegó hasta octavos de final, y más adelante en el torneo continental logró su calificación.

En Río superó en la primera ronda al iraquí Abdul-Ridha, y en la segunda, se presentó el golpe de suerte, ya que el irlandés Michael O´Reilly, campeón europeo, y tercer lugar en los Mundiales de Doha fue descalificado por doping, por lo que Rodríguez se colocó en cuartos de final, a un triunfo de la semifinal, y de las medallas, dado que en el boxeo no hay combate por el tercer lugar. Esa victoria se presentó ante el egipcio Hosam Bakr Abdin, asegurando el bronce.

El jueves espera subir un peldaño más, aunque para aspirar al oro o la plata tiene que derrotar al uzbeco Bektemir Melikuziev, campeón olímpico juvenil en Nanjing 2014, y en el 2015 monarca asiático y plata en los mundiales de Doha.

Antes de Río, México había obtenido 62 medallas olímpicas, destacando 13 en clavados y 12 en boxeo, cuyo ganador más reciente fue Cristian Bejarano en Sídney 2000.

Hace 4 años en Londres, nuestro país tuvo su mejor actuación olímpica en el extranjero con 7 medallas. Ahora en Río, el ambiente en la delegación es de desolación, y algunos de sus integrantes hasta con uniformes parchados. ¿Era necesario cambiarlo todo? Evidentemente no. 

enrique.burak@milenio.com

twitter@EnriqueBurak