Llamen a los vecinos

Evaluación de talento

Aunque inicia el miércoles, es hasta el viernes cuando arrancan las pruebas físicas para los 323 prospectos del futbol americano colegial que acuden por invitación al Scouting Combine en Indianápolis, donde son evaluados por entrenadores, buscadores y gerentes generales de los 32 equipos de la NFL, camino al Draft de abril próximo en Chicago.

Hace un año las grandes historias fueron el quarterback Johnny Manziel, ganador del Trofeo Heisman del 2012 al mejor elemento universitario, de quien se tenían dudas por su estatura, 1.80 metros, desempeño dentro de la bolsa de protección, y carácter, muchas veces, arrogante. Cleveland lo tomó hasta el casillero 22, el segundo pasador de la primera ronda. Durante la campaña abrió 2 partidos, ambos reveses, y en este momento está en una clínica de rehabilitación de adicciones.

La segunda historia fue la del ala defensiva Michael Sam, el primer jugador abiertamente homosexual previo a un Draft. Sam manejó extraordinariamente a los medios en el Combine, fue seleccionado en la séptima ronda por San Luis, que lo cortó, y tras pasar un tiempo en el equipo de prácticas de los Vaqueros, también fue puesto en libertad.

Ahora la pregunta es, ¿cómo manejarán la presión los máximos prospectos para convertirse en la primera selección general del reclutamiento que le pertenece a Tampa Bay, los pasadores Jameis Winston y Marcus Mariota? En el 2013 Winston ganó el Heisman y el título colegial con la Estatal de Florida, donde también fue un sólido pitcher.

Hace unos meses Mariota se convirtió en el primer hawaiano en adjudicarse el Heisman, al tiempo que llevó a la Universidad de Oregon a la final de la campaña anterior. Es especialista en atletismo, en 100 y 200 metros, además de salto de longitud.

Dentro de las pruebas a las que se someten los jugadores destacan: carrera de 40 yardas, donde el año anterior sorprendiera Odell Beckham Jr. con registro de 4.43 segundos; levantamiento de pesas, 102 kilos; salto vertical; salto al frente, y cambios de dirección.

Ahora bien, no ser invitado al Combine tampoco significa el final de las carreras de los jugadores. No llamaron a quienes serían estrellas de los últimos años como Wes Welker, James Harrison, Antonio Gates, Julian Edelman o Malcolm Butler, cuya intercepción representó el título de los Patriotas hace unas semanas.

Finalmente, se maneja como posibilidad un reencuentro en Buffalo entre Rex Ryan y Mark Sánchez.  

 

enrique.burak@milenio.com

twitter@EnriqueBurak