Llamen a los vecinos

Dallas: una buena y muchas malas

Como en toda historia, los Vaqueros de Dallas ven un par de caras en la moneda. En la primera, tras vencer a Gigantes y Filadelfia, ambos rivales divisionales, se han colocado con marca de 2-0 por primera ocasión desde el 2008 (cuando arrancaron 3-0), y en la otra, perdieron a su receptor estelar Dez Bryant en la jornada inaugural al romperse un hueso del pie derecho que lo marginará de 10 a 12 semanas, y el domingo ante las Águilas, Tony Romo sufrió fractura en la clavícula izquierda, la misma lesión que lo orilló en el 2010. No requerirá cirugía, pero todo hace suponer que se perderá al menos 8 partidos. Su lugar será ocupado por Brandon Weeden, que ante Filadelfia completó 7 de 7, con un touchdown, pero que como abridor tiene marca de 5-16, incluyendo 0-1 con los Vaqueros, al perder el año anterior frente a Arizona. Otro dato que no le ayuda es que sus equipos sólo promediaron 15 puntos en sus inicios, y hay que reiterar la ausencia de Bryant. Weeden cumple 32 años el próximo 14 de octubre, y apenas está en su cuarta campaña en la NFL.

La razón, es que se dedicó al beisbol tras ser seleccionado por los Yanquis en la segunda ronda del Draft del 2002 de Grandes Ligas. Era pitcher, y también perteneció a las organizaciones de Dodgers y Kansas City, pero en 5 años nunca llegó a las Mayores. Entonces decidió dar un golpe de timón, se unió a la Universidad Estatal de Oklahoma, y en su última temporada, en el 2011, condujo a los también Vaqueros a una marca de 11-1, y a la victoria sobre Stanford en el Tazón Fiesta. Esto hizo que Cleveland lo convirtiera en el jugador más veterano, con 28 años, en ser seleccionado en la primera ronda del Draft. Ganó el puesto titular en el 2012 y 2013, pero bajas de juego, lesiones, y el arribo de Johnny Manziel le mostraron la puerta. Fue entonces cuando Dallas lo firmó, y tras la salida de Kyle Orton se quedó como el suplente de Romo.

El próximo fin de semana los Vaqueros reciben a Atlanta.Por cierto, que el tan esperado duelo de DeMarco Murray, líder corredor de la Liga en el 2014 con 1,845 yardas, ante sus ex compañeros, fue ganado por el equipo de la estrella solitaria. Murray sumó 2 yardas en 13 acarreos, que le dan 11 yardas en un par de encuentros. Además la defensiva de Dallas limitó a las Águilas a -2 yardas terrestres.

Luego de un par de semanas llama la atención que contendientes como Filadelfia, Seattle y Baltimore aparezcan con 0-2. 

 

enrique.burak@milenio.com

twitter@EnriqueBurak