Llamen a los vecinos

Ciudad maldita

No cabe duda que así como hay equipos con estrella, que ganan imponiéndose a cualquier tipo de adversidad, también hay conjuntos a los que no les sale nada, y en ocasiones, esa maldición se hace extensiva a la totalidad de los conjuntos profesionales de una misma ciudad. Afortunadamente para la afición de la Ciudad de México ese no ha sido el caso, pese a los 19 años de sequía del Cruz Azul, ya que tanto América como Pumas han dado la cara por la capital del país. En Guadalajara, aunque el Atlas se coronó en el lejano 1950-51, las Chivas han obtenido infinidad de títulos desde entonces, eso sí, muchos menos en la era de Jorge Vergara, más recientemente la Liga 2006, y la Copa 2015. Hace un buen rato que los Tiburones del Veracruz no ganan un campeonato, el más reciente en 1949-50, pero las satisfacciones para los jarochos han recaído en los Rojos del Águila, que han conquistado cuatro veces desde entonces el gallardete de la Liga Mexicana de Beisbol, incluido el del 2012.

En la Unión Americana la maldición más famosa es la de “la cabra” que padecen los Cachorros de Grandes Ligas, campeones por última vez en 1908, pero a Chicago no le ha ido tan mal, los Medias Blancas se coronaron por última ocasión en el 2005, los Osos de la NFL en 1985, los Bulls de la NBA en 1998, y los Blackhawks de la NHL son los campeones reinantes.

Pero en el  reverso de la moneda, Cleveland tiene la peor racha para una ciudad con al menos tres equipos profesionales en Estados Unidos. Suma 159 temporadas sin un título. El último corrió a cargo de los Browns, que ganaron la NFL en 1964 al blanquear a Baltimore. Nunca han disputado un Super Bowl. Los Indios conquistaron la Serie Mundial en 1948, pero perdieron las de 1954, con Beto Avila, así como las de 1995 y 1997, y los Cavaliers, surgidos en 1970, han caído en dos Finales, incluyendo la del año pasado.
Pero una nueva oportunidad se asoma en el horizonte para acabar con el hechizo, de la mano de LeBron James, que llega a su sexta final consecutiva, aunque para ello tengan que vencer al mejor conjunto de la Liga, Golden State, y al Jugador Más Valioso, Stephen Curry. En la temporada regular los Warriors ganaron los dos enfrentamientos entre ambos por marcador combinado de 221-181, pero los Cavaliers tienen la mejor marca en los playoffs con 12-2, 4-2 en gira, y ganaron sus primeros diez encuentros, hazaña solo lograda en tres ocasiones anteriores.
¿Dejará Cleveland la maldición ? Las respuestas a partir de este jueves en Oakland.  

 

enrique.burak@milenio.com

twitter@EnriqueBurak