Llamen a los vecinos

Cambio de jerarquías

Es inevitable que tras la victoria de Carolina sobre Green Bay se alteren las jerarquías de la Conferencia Nacional, justo al llegar a la mitad de la temporada. Las Panteras se han colocado con marca de 8-0, con un par de triunfos más que Vikingos, Halcones, Cardenales y Empacadores, sus más cercanos rivales por la primera posición de la conferencia, camino a recibir los playoffs en casa. Y de hecho al ganarle a Green Bay, la diferencia es de 3 encuentros por los criterios de desempate.

Es importante destacar que el surgimiento de Carolina, que en las 4 semanas más recientes ha derrotado a contendientes como Seattle, Filadelfia, Indianápolis y Green Bay no es repentino. Cerró la campaña anterior con 4 triunfos, que le dieron, bajo una profunda mediocridad, pero que le dieron al fin, su segundo título consecutivo de la División Sur con marca de 7-8-1. De manera que las Panteras suman 12 victorias en línea, y en este 2015 no se ha debido a actuaciones espectaculares de su quarterback Cam Newton, sino a que han sabido ejecutar en los momentos decisivos en ambos lados del balón. De hecho, esta es la peor campaña en la carrera de Newton en pases completos con el 53.7%, todo apunta a que con 1,820 yardas no alcanzará por cuarto año seguido las 4,000, y a que con 9 intercepciones va a ritmo de establecer una marca personal. Pero por otro lado las Panteras cuentan con el mejor ataque terrestre de la Liga con 142.3 yardas por encuentro, y su ofensiva produce 28.5 puntos por partido, cuarto lugar de la NFL.

De los 8 juegos restantes para Carolina, sólo en 3 enfrentan a enemigos con marca positiva hasta ahora: Atlanta, al que se medirá dos veces, y Gigantes.

De los 4 conjuntos que arribaron en condición de invicto a la semana 9, sólo cayó Denver, frente a Indianápolis, juego en el que Peyton Manning se quedó a 3 yardas de superar la marca de 71,838 de Brett Favre.

Sobreviven Cincinnati, Nueva Inglaterra y Carolina. Nunca antes se habían presentado tantos equipos con registro de 8-0. Históricamente una marca así garantiza el éxito. Hasta el 2014, 21 conjuntos habían logrado 8 victorias sin revés, de ellos, todos calificaron a playoffs, 12 llegaron al Super Bowl, y 8 levantaron el Trofeo Lombardi.

Por otro lado Pittsburgh se perderá de Ben Roethlisberger al menos dos semanas por la lesión de un pie, y con 6 derrotas seguidas, Dallas tiene su peor racha desde 1989, el primer año de Jerry Jones como dueño de los Vaqueros. 

 

enrique.burak@milenio.com

twitter@EnriqueBurak