Llamen a los vecinos

¿Apoyo injusto?

El domingo pasado ingresaron al Salón de la Fama del Beisbol de Grandes Ligas en Cooperstown, Pedro Martínez, Randy Johnson, John Smoltz y Craig Biggio. Es una generación sólida y sin dudas sobre sus logros. Martínez, junto con Juan Marichal, los únicos dominicanos que han sido inmortalizados, ganó 3 veces el Cy Young, conquistó 219 victorias, al retirarse su efectividad fue de 2.93 la sexta mejor de la historia para pitchers con al menos 2,500 entradas, y tuvo un papel protagónico con el que Boston rompió la “Maldición del Bambino”.

Johnson, no solo es el pelotero más alto que ingresa a Cooperstown, con 2.08 metros, sino que acumuló 303 triunfos, es el segundo en ponches con 4,875, y obtuvo 5 veces el Cy Young, sólo 2 menos que el líder de la categoría, Roger Clemens.

Smoltz, que surgió en Detroit, aunque sus mejores momentos los vivió en Atlanta, fue un lanzador moldeable, destacando en un mundo en el que es completamente diferente abrir partidos, con cierto margen de error, a tener que finiquitarlos. Es el único en la historia con 200 victorias y 100 rescates.

Finalmente, Biggio, que inició su carrera como catcher, pero que con el paso del tiempo se transformó en segunda base, es el único que ha sido designado al Juego de Estrellas en esas dos posiciones. Ofensivamente, es octavo en imparables de la Liga Nacional con 3,060.

De los 4 anteriores, no hay dudas, ni sobre su calidad ni ante la posibilidad de haber utilizado sustancias que incrementan artificialmente su desempeño. Sobre quien sí sospechan los periodistas electores, aunque sin nada probado, es de Mike Piazza, que se quedó a 28 votos de ingresar al reciento de los inmortales. ¿Injusticia? Muy probable, sobre todo si se basan en una suposición. Conectó 427 home runs, produjo 1,335 carreras y fue designado a 12 Juegos de Estrellas.

Y pese a que están señalados por haber utilizado sustancias prohibidas, hay quienes apoyan que Barry Bonds y Clemens sean nombrados para el Salón de la Fama. El argumento principal es que cuando iniciaron el consumo de dichas sustancias, que no alteran drásticamente el desempeño de los peloteros, sus cifras ya eran dignas del recinto de los inmortales. Bonds, líder de todos los tiempos en cuadrangulares con 762, y Clemens vencedor de 354 partidos, y ganador en dos ocasiones de la corona de pitcheo, recibieron este año cada uno el 37% de los votos, de un mínimo del 75%. ¿Merecen están en Cooperstown?  

 

enrique.burak@milenio.com

twitter@EnriqueBurak