Llamen a los vecinos

Adiós a Chuck Noll

Ningún equipo ha ganado más Super Bowls que los 6 de Pittsburgh, pero la historia de los Acereros no siempre fue de éxito.

Entre 1933, año de su fundación, y 1968, la franquicia registró 8 temporadas ganadoras, y en ese periodo sólo disputaron un partido de playoff, en 1947, que perdieron ante Filadelfia.

El parteaguas que generó un cambio de dirección, un antes y un después, se produjo en 1969. Luego de una campaña de 2-11-1 un año antes, Bill Austin fue despedido como entrenador en jefe. La primera opción del propietario de los Acereros Art Rooney para reemplazarlo fue Joe Paterno, de la Universidad Estatal de Pennsylvania, pero al rechazar la oferta, el trabajo recayó en Chuck Noll, un jugador regular en los años cincuenta con Cleveland, pero con una carrera ascendente como coordinador defensivo en Baltimore bajo las ordenes de Don Shula, que lo recomendó para el puesto.

Noll fue un entrenador obsesionado con el detalle, en enseñar los fundamentos del deporte a sus jugadores, y que basó la reconstrucción del equipo en el Draft. Su primera selección colegial fue Joe Greene, y en los 5 años siguientes, arribaron Terry Bradshaw, Mel Blount, Jack Ham, Franco Harris, Lynn Swann, Jack Lambert, John Stallworth y Mike Webster, todos futuros integrantes del Salón de la Fama de Canton.

Pero el triunfo no llegó de inmediato, era necesario que el talento se sazonara, y que poco a poco se fueran acomodando las piezas de la Cortina de Acero, una de las más sólidas y agresivas defensivas de todos los tiempos; de su ataque terrestre, y de la maduración de un joven e inseguro Bradshaw.

En su debut, Noll sólo ganó un juego, y las dos temporadas subsecuentes también fueron perdedoras. El cambio se produjo en el ’72, al imponerse en 11 partidos, pero sobre todo, al erradicar los fantasmas que hechizaron por años al equipo con la famosa “inmaculada recepción” de Franco Harris, con la que derrotaron a Oakland, para su primera victoria en playoffs.

Más adelante y con la maquinaria funcionando a tope, Pittsburgh conquistó 4 títulos en 6 campañas, entre 1974 y ’79.

Noll permaneció en Pittsburgh hasta 1991, pero sin reproducir la magia de los años setenta. Sin embargo deja en su legado la creación de una dinastía sin paralelo en la NFL, que le dio respeto a los colores oro y negro, y un fuerte impulso a las minorías.

Chuck Noll murió el viernes a los 82 años; hoy son sus funerales.  

 

enrique.burak@milenio.com

twitter@EnriqueBurak