El color de Faitelson

Ocho vs. la mediocridad

Al hacer las cuentas y un poco de memoria, lo único que se impone es la mediocridad. Mediocridad de los que se fueron y lo que es peor, mediocridad de los que se quedaron. El torneo mexicano propone ahora un “borrón y cuenta nueva”, un “pequeño” nuevo campeonato en que el nivel emerja, que el espectáculo sobresalga y que el campeón sea un legítimo monarca. ¿Es mucho pedir?

El sistema de competencia no puede ser el único culpable de lo que ha ocurrido casi cada seis meses en el futbol mexicano, pero es uno de los grandes motivos por los cuales este futbol atraviesa por parajes de mezquindad al momento en que ingresa a una zona definitiva o cuando busca vestigios de un juego atractivo y espectacular.

Tenemos lo que tenemos: ocho equipos que fueron ligeramente “menos malos” que el resto y que se sienten con derechos de levantar la mano por el título. No hay un claro favorito. Cualquiera le puede ganar a cualquiera y cualquiera puede ser campeón.

Ni siquiera Tigres, un líder general que perdió seis partidos en la fase regular y que ha tratado de equilibrar su energía entre el torneo doméstico y la Copa Libertadores. Ese Tigres que sin duda será favorito ante Santos en cuartos de final, pero que afrontará una dificultad de calendario -Libertadores y Liguilla- si alcanza las semifinales.

Luego y siempre está el América, pero la pregunta es: ¿Qué clase de América tendremos en esta Liguilla? El equipo de Matosas hizo lo suficiente para clasificarse a la fase final, pero no presenta garantías de nada. Es un equipo que puede pasar sobre el rival basado en sus individualidades o puede perderlo todo en una mala tarde.

El regreso de Chivas a una Liguilla tras dos años de ausencia es algo que debe festejarse. El Guadalajara, sin embargo, mostró en la última fecha que no ha superado totalmente su época de titubeos. Chivas tiene una camiseta que le da un peso específico a su intento. Hasta ahí nada más.

El resto de la Liguilla está integrado por equipos que pueden protagonizar una sorpresa: Veracruz ha hecho una campaña tan digna como maravillosa para sus alcances y será un cuadro peligroso. Atlas, Querétaro, Pachuca y Santos están dentro de un “pelotón” al que, por situaciones propias de la Liga, nadie se atreve a descartar.

Ocho contendientes. Ocho que lucharán no solo por la gloria del campeonato, sino también por tratar de alejar de este futbol y de sus canchas un sentimiento de mediocridad que los invade a todos.   

 

david.m.faitelson@espn.com

twitter@Faitelson_ESPN