El color de Faitelson

La “rifa del Puma”…

Una “vieja receta” de la Liguilla dicta que pesa más el cómo al por qué llegas a esta fase del campeonato, y otro antiguo pensamiento establece que durante esta instancia hay que tener más pasión que futbol para ser el campeón.

Bajo ese sol en el horizonte, el América no es tan favorito al título como se creía en un inicio.

Un cierre del torneo vacilante, donde no consiguió triunfo en los últimos cuatro juegos, incluyendo un par de derrotas y el hecho de que durante algunos parajes del partido final del campeonato ante el Atlas fue abucheado por su público, un América que muchas veces fue poco expresivo en la cancha, que no ganó ninguno de los tres clásicos que confrontó esta temporada, es un América que esparce dudas sobre sus alcances para ser campeón.

La cara de preocupación de Antonio Mohamed lo decía todo el sábado por la noche en la cancha del Estadio Azteca. El entrenador había enviado a por los menos tres canteranos para tapar un poco la incapacidad de su equipo en los últimos minutos del certamen. Tres jugadores esenciales en el esquema de este América, Rubens Sambueza, Miguel Layún y Paul Aguilar estaban fuera por lesiones. El entrenador espera que con esos futbolistas en la alineación, el equipo presente una cara distinta este miércoles en el inicio de los cuartos de final.

Pero lo del sábado no fue el único trago amargo de Mohamed y del América. El domingo se enteraron que en lugar de jugar ante Santos, enfrentarían a Pumas.

El equipo universitario tuvo una mediocre campaña, pero tuvo tiempo de ganarle al América en la cancha del Azteca y un clásico se vive y se juega de manera distinta.

El América será probado muy temprano en esta Liguilla. Será probado en un renglón donde los pronósticos no le favorecen. Será probado pasional y anímicamente en un partido donde el futbol puede pasar a segundo término y donde importan otra clase de circunstancias. Será probado en un escenario (Ciudad Universitaria), a donde el América entra y sale con miedo.

Pumas tiene lo que le puede hacer daño al América. Estoy seguro de que cualquiera otra opción habría sido más reconfortante para Mohamed y sus jugadores.

La Liguilla por el título está por comenzar en México. Y no hay un claro favorito, no lo hay, ni siquiera el líder general, que abrazó números sanos en la mayor parte de sus rubros pero que no puede sentirse a salvo. Al América, damas y caballeros, le toco “la rifa del Puma”. 

 

david.m.faitelson@espn.com

twitter@Faitelson_ESPN