El color de Faitelson

El “plan de emergencia”...

¿Un plan de emergencia? ¿La misma fórmula que se utilizó para salvar el boleto mundialista del 2014 es posible ponerlo ahora en funciones para "salvar" el boleto a la Confederaciones del 2017? Algunos creen que sí. Otros pensamos que va a ser mucho más complicado.

Desde un entrenador interino y hasta un club convertido en una selección para afrontar el choque ante Estados Unidos del 10 de octubre. Las dos posibilidades están contenidas dentro de un folder sobre el escritorio de Decio de María, pero la idea, en apariencia, es tener un plan a seguir, un proyecto que respetar y el inicio formal de un nuevo horizonte en las selecciones nacionales.

Y entre muchas mentiras, la selección mexicana cumplió ya tres semanas sin entrenador. Algunos creen que todavía existe una posibilidad real de un acercamiento con el argentino Marcelo Biela. Otros, aseguran que hay una pesquisa en Europa en la búsqueda de un entrenador y los más conservadores siguen apostando por el mercado mexicano.

César Luis Menotti dijo ayer en el programa Nación ESPN que lo más importantes no es el nombre, sino el plan, el proyecto de lo que se quiere para la selección mexicana. Menotti fue quien le recomendó al futbol mexicano y al Atlas la llegada de Marcelo Bielsa. "Él es la persona adecuada, pero necesita de un proyecto para trabajar", dice Menotti.

Algunos creen que lo más sensato es nombrar un entrenador interino y que él trate de rescatar el boleto para la Confederaciones. Hay algunos problemas alrededor de ese "plan de emergencia". Primero, que el rival del desempate para la Copa Confederaciones no es Nueva Zelanda y segundo que, el futbol mexicano, a nivel Liga, a atraviesa por una época donde los mejores equipos basan su éxito en el talento de los jugadores extranjeros y naturalizados, con lo cual es más difícil acoplar un club y convertirlo en selección.

La verdad es que urge una decisión: sea por un entrenador, con un proyecto incluido y un término a largo plazo o sea por un "plan emergente" que establezca las condiciones en las cuales se buscará el resultado favorable ante Estados Unidos el 10 de octubre en Pasadena. Decio de María tiene que tomar esa decisión. Es la primera de su mandato y una muy delicada. Puede empezar con "el pie derecho", puede encontrar el camino apropiado o puede descarrilarse en las primeras, puede toparse de frente con la realidad de perder un partido que significa orgullo para los aficionados y un negocio para "sus jefes".

david.m.faitelson@espn.com
twitter@Faitelson_ESPN