El color de Faitelson

Tan lejos de Guadalajara…

Toronto, Canadá. El viento sopla hacia al norte y algunas nubes tapan el horizonte del lago Ontario. El verano siempre caprichoso de Canadá “saluda” a más de 7 mil atletas de 41 países que compiten a partir de hoy en 36 disciplinas. Los Juegos Panamericanos más caros de la historia serán inaugurados esta noche en el Roger Center de la capital económica canadiense.

La bandera mexicana ondea ya a las orillas del río Don, en la imponente villa panamericana. El cobijo y la motivación de hace cuatro años en Guadalajara parece demasiado lejana ante lo que el deporte mexicano afrontará este verano. Una delegación grande --más de 500 deportistas-- trataran de emular la mejor participación tricolor en unos juegos fuera del país, que se remonta a Mar de Plata 1995, con 20 preseas de oro conquistadas.

Dejando de lado los 42 oros, el interés de México en Toronto se centra en sostenerse entre las cinco potencias del evento. Hay dos problemas que son evidentes ahora. Primero, Canadá, como anfitrión, deberá avanzar en el medallero y enviará a su delegación más grande e importante de la historia; querrá mostrar todo su arsenal deportivo y desbancar a EU del primer sitio general. Y luego, Brasil, que a 13 meses de sus Olímpicos de Río, intentará lucir en la mayor parte de las disciplinas, incluso en aquellas donde histórica y culturalmente no ha tenido un gran predominio.

Aunque 20 medallistas de oro de Guadalajara repiten, está claro que el panorama en Toronto han cambiado para México. Las mayores posibilidades siguen radicando en deportes individuales que ya son una tradición.

En clavados, con los veteranos Paola Espinosa y Rommel Pacheco, México tendrá una gran batalla con canadienses y estadunidenses, y a la vez, buscará hacer el relevo generacional con atletas como Alejandra Orozco, Alejandra Hernández y Jahir Ocampo. El taekwondo, con la campeona olímpica María Espinoza al frente, es otra disciplina que, como siempre, entrega resultados concretos. El atletismo, con la vieja escuela de la marcha reflejada en Horacio Nava --Raúl González es su entrenador. Y raquetbol, con la número uno del mundo y ganadora de tres oros en Guadalajara, Paola Longoria, como la gran figura, capitana y abanderada de la delegación.

El deporte es, generalmente, el reflejo de un país. No lo fue hace cuatro años, porque la sensación de seguridad que significa estar y sentirse en casa suele cambiar los parámetros de la competencia. Lejos de Guadalajara, México tratará de sobrevivir. Necesitará de mucho esfuerzo, de una gran motivación y, por qué no, de algo de suerte.  

 

david.m.faitelson@espn.com

twitter@Faitelson_ESPN