El color de Faitelson

Dos “intrusos” en octavos…

Río de Janeiro, Brasil.- Habría que ver la cara del entrenador Joachim Löw cuando, en el segundo tiempo extra, Mesut Özil había metido el gol que finalmente sentenciaba el juego ante Argelia. No había ni felicidad ni tranquilidad, tan solo un toque casual, común, a la resolución de la agónica jornada en Porto Alegre.

Para algunos, el Mundial, el verdadero Mundial no ha comenzado aún. Apenas está en vías de hacerlo y aunque, en apariencia, se quedó sin “plebeyos”, escogió a los ocho mejores, dejó atrás a aquellos que no contaban con el nivel y los argumentos necesarios, el “otro Mundial” promete realizar en las próximas horas un filtro de mayor trascendencia para escoger a un campeón del mundo.

En el exclusivo panorama de los octavos de final hay 4 selecciones americanas y 4 europeas, hay ex campeones del mundo como Brasil, Alemania, Argentina y Francia, y hay un futbol de “primer mundo” como el holandés. Hay, además, un “caballo negro” que podría esconderse tras la selección de Bélgica y dos maravillosos “intrusos” latinoamericanos dispuestos a seguir alimentando su sueño.

Colombia y Costa Rica han hecho un Mundial de antología. El primero, mostrado un futbol espectacular, con futbolistas jóvenes, alejado de miedos y perjuicios históricos del futbol colombiano y dispuesto a plantarle partido este viernes en Fortaleza al dueño de casa, Brasil. Y los centroamericanos están en un verdadero “cuento de hadas”. No solo sobrevivieron al “grupo de la muerte”, también le dieron vida, “pura vida”, como dicen ellos, y están en los octavos gracias a su buen futbol, a su disciplina táctica y a su alegría para jugar en la cancha.

Puede que las horas colombianas y costarricenses estén contadas en el Mundial. Lo que sigue para ellos es enfrentar a equipos de primer nivel, de más experiencia y bagaje mundialista, pero los dos prometen, de acuerdo con lo que han mostrado en este Mundial, ofrecer competencia hasta el final de la película que han protagonizado.

Colombia y Costa Rica pueden ser dos “intrusos” en un “club” de nivel exclusivo, pero también son una bocanada de aire fresco para un Mundial que generalmente divide a los participantes de los protagonistas justo en la ronda de los octavos de final. Los dos han pasado con éxito ese corte y quieren más… Y pueden lograr más…

david.m.faitelson@espn.com

twitter@Faitelson_ESPN