El color de Faitelson

Tras la huella de Forlán, Radamel y Diego Costa…

Me conformaría con que Raúl Jiménez alcanzara solo un pequeño porcentaje de la gran capacidad que técnicamente tenía Hugo Sánchez y una gran porción de la gran calidad humana y el profesionalismo que tuvo Luis García.

Aunque parece inútil la comparación, la exportación de Jiménez debe ser catalogada y analizada como una de las más importantes en la historia moderna del futbol mexicano.

Llegar a España a los 23 años y hacerlo por la puerta del campeón de una de las Ligas más prestigiosas del mundo futbolístico es un antecedente a tomar en cuenta. Luego, hay que agregar sus características físicas, técnicas y una meteórica carrera que en menos de dos años le valió para colocarse como uno de los mejores futbolistas en su posición en México. Y como tercer punto hay que considerar que es un delantero que hace y tiene goles y que ello le coloca en una vitrina especial.

Jiménez creció como la “espuma” misma al tiempo que también crecían sus expectativas para triunfar en un futbol de mayor alcance como el que afronta ahora su carrera.

Compararlo con Hugo Sánchez es imposible. Lo que Hugo hizo en el futbol de España será muy difícil de emular por algún futbolista. Compararlo con Luis García también es complicado porque Luis tenía sus propias y marcadas características. Los dos, tanto Hugo como Luis, venían precedidos de una sólida carrera en el futbol mexicano, algo que cambió en el caso de Jiménez que, como una buena señal, adelanta tiempos en el proceso de exportación.

Jiménez debe buscar su propio camino. El Atlético de Madrid es un equipo de grandes aspiraciones que además atraviesa por una gran época, su “época dorada”. Para él, será importante, al mismo tiempo en que muestra sus facultades, seguir aprendiendo y madurando como futbolista. Yo no insistiría en compararlo con Hugo o con Luis, al tratarse del Atlético, una plataforma de lanzamiento de grandes carreras en Europa para jugadores latinoamericanos, yo le mostraría el camino que siguieron recientemente Diego Forlán, Radamel Falcao y Diego Costa. Triunfar en el Atlético significa obtener “las llaves de un reino futbolístico” y asegurarse un futuro promisorio.

Raúl Jiménez está donde cualquier futbolista de su edad y de sus condiciones soñaría con estar. Puede ser el inicio de una gran historia. Dependerá de él y solo de él.

david.m.faitelson@espn.com

twitter@Faitelson_ESPN