El color de Faitelson

Un gran campeón…

Río de Janeiro, Brasil.- Y aunque tarde, cuando la noche había devorado ya Río y a su Cristo Redentor del Corcovado, la “batucada” volvió a las calles. El mejor gol de Neymar termino siendo el gol de Mario Götze.

A las 7 con cuatro minutos del domingo 13 de julio, Philipp Lahm levantó la Copa del Mundo en el mítico Maracaná. Y el futbol estaba en paz, en buenas manos, en los pies y en la inspiración de un cuadro de futbol que lo hizo mejor que nadie en este campeonato mundial.

Alemania fue un verdadero equipo. Aprovechó cada una de las condiciones de sus futbolistas y de su entrenador para alcanzar un nivel supremo de futbol. Metiéndole 4 a Portugal, sufriendo con Ghana y con Argelia, reservándose con Francia, avasallando a Brasil y desgastando en la Final a un difícil rival como Argentina. El futbol pasó por la inspiración de jugadores como Müller, Kroos y Götze. Por la clase de Özil y de Lahm, el temperamento de Schweinsteiger , la seguridad de Hummels y de Neuer. Un entrenador como Joachim Löw que no pierde jamás la compostura y que refleja perfectamente la idiosincrasia del alemán para el futbol y para la vida.

Al final, Alemania fue merecidamente el campeón del mundo, incluyendo en el juego de esta noche en un complicado escenario y ante una Argentina que tuvo orden, disciplina, fuerza y tiempo para generar las oportunidades más claras de gol (Higuaín, Messi y Palacio). Hoy, Alemania tuvo paciencia, encontró el tiempo y el momento justo para dar el “golpe definitivo”.

Lionel Messi apareció poco en el juego final. Su figura pareció empequeñecer mientras las dificultades argentinas se incrementaban en la Copa del Mundo. Lamentable porque se esperaba más de él. Al final, aunque terminó ganando el Balón de Oro como el mejor jugador del Mundial Me parece que la FIFA se conformó con poco. Maradona y Pelé pueden “dormir” tranquilos.

¿Cuál es el legado de este equipo alemán? Creo que hay una gran lista de características que serían adecuadas: inteligencia, clase, fortaleza, personalidad, disciplina y paciencia se me ocurren como las principales.

El Mundial se fue arrojándonos un verdadero equipo de futbol, un campeón que respeta los estándares del juego, que lo hace con precisión, con categoría y con cierta espectacularidad. Alemania lo fue. Podemos estar tranquilos.  

 

david.m.faitelson@espn.com ·
twitter@Faitelson_ESPN