El color de Faitelson

El día en que 'Chicharito' se volvió “terrenal”

Esta vez no le abrió la puerta un Sir. No había demasiada elegancia ni fastuosidad. No eran los pasillos legendarios de Old Trafford, era la moderna Bay Arena. No había una estatua para Bobby Charlton, sino una torre de los famosos laboratorios médicos. Dejó la "realeza europea" para llegar a un mundo de obreros donde hay que trabajar duro en cada partido para poder competir.

Una larga espera terminó en las últimas horas de agosto: Javier Chicharito Hernández se atrevió a dejar el nivel de las Grandes Ligas, al que llegó con el Manchester United, en donde se sostuvo en el Real Madrid, para buscar un nuevo horizonte en las filas del Bayer Leverkusen alemán.

"Willkommen, Chicharito", rezaba la leyenda en el letrero luminoso de la Bay Arena este lunes. El jugador más emblemático del futbol mexicano de la última época llega a la competitiva Bundesliga y a un equipo donde tendrá la ocasión de disputar la Champions League en un grupo que destaca al Barcelona y a la Roma. El Chicharito llega a un equipo dirigido por un entrenador alemán -Roger Schmidt-, con un cuadro plagado de jugadores jóvenes y algunos de mayor experiencia como el goleador Stefan Kiessling y el mediocampista turco Hakan Calhanoglu.

La mejor noticia para el mexicano es que tendrá más tiempo en la cancha y más responsabilidades de las que tenía en el Manchester United.

A una edad justa, 27 años cumplidos, con casi 100 goles en el futbol europeo - desde su llegada al Old Trafford en 2010- el Chicharito se desprenderá incluso de su famoso número 14 por el del clásico 9 del centro delantero. Su transacción se ha convertido, nuevamente, en la más elevada en la historia del futbol mexicano. El Manchester United compró al Chicharito en 10.6 mdd (procedente de Chivas en el año 2010) y lo vende hoy en 14.5 mdd. Está claro que hubo un momento en el que el equipo inglés supuso que el negocio iba a tener otro tipo de repercusiones.

En fin, el Chicharito ha dado un gran paso en su carrera. Fue desprendido del nivel de la "realeza europea" que proponían sus días en el Manchester United y en el Real Madrid, para jugar en un equipo que si bien es "plebeyo" en las Ligas europeas, le dará al futbolista la opción de sentirse completo y necesario. En el Leverkusen, no habrá espacio para él en la banca. Estará en la cancha, donde tendrá que mostrar algunas de las muchas facultades que alguna vez llenaron los ojos de Sir Alex Ferguson.

david.m.faitelson@espn.com

twitter@Faitelson_ESPN