El color de Faitelson

El “barco” de la victoria…

Río de Janeiro, Brasil.- El barco de la victoria está listo, con sus velas extendidas, esperando que el viento sople el domingo para navegar por el cauce de la gloria. Algunos oportunistas amenazan con abordar la nave para hacernos sentir que su trabajo y su política en el futbol mexicano son las adecuadas.

 ¿Cómo entender la “bipolaridad” del futbol mexicano? Hace algunos meses, daba lástima en el Estadio Azteca. El domingo, en Fortaleza, estará jugando un partido por el pase a los cuartos de final del Mundial ante la selección de Holanda.

Lo más fácil sería decir “el futbol es así. El balón es redondo, son once contra once y todo puede pasar…”. Pero trato de encontrar una explicación más profunda y analítica para un futbol que tiene todo el potencial de crecer y de subsistir entre los poderosos, y que generalmente encuentra la manera de traicionarse y de perderse en el camino.

Nadie, por otra parte, le regaló nada a México para llegar en la posición en la que se encuentra. El trabajo del entrenador y de sus futbolistas  —más o menos el mismo grupo que en su momento fue parte del terrible fracaso en la eliminatoria— ha sido impecable y reconocido. El futbol mexicano ha vuelto a demostrar que tiene condiciones de cancha (técnica, físico, mentalidad) para competir ante las mejores selecciones. ¿Se imagina usted qué clase de resultados y qué tipo de niveles se podrían llegar  si todas las piezas estuvieran en su lugar?

Espero que los dirigentes no aprovechen para subirse al barco y mentirnos, afirmando que todo el proceso complicado de clasificación fue solo “un bache”, que hay seguir manteniendo la misma postura de trabajo y de administración alrededor del futbol y de las selecciones mexicanas. Perderse en la euforia del triunfo sería un terrible error, ya antes utilizado por nuestros dirigentes y por la empresa que históricamente ha manejado los hilos de la selección.

El éxito hoy es de Miguel Herrera, de Márquez, Ochoa, Herrera, Chicharito, Guardado y todos los futbolistas. No es de nadie más. No se confundan.

LOS OCTAVOS DE FINAL

El de este viernes será el primer día sin futbol en Brasil 2014. Nos preparamos para los octavos de final. ¿Duelos interesantes? Casi todos.

Colombia-Uruguay es un partido que puede sacar “chispas”. El castigo a Luis Suárez le da cierta ventaja a los colombianos, pero Uruguay puede crecer a partir de ello.

El domingo promete ser un día especial para el futbol de nuestra zona. México busca una hazaña ante Holanda. Costa Rica tiene un partido duro contra Grecia. ¿Se imaginan un Costa Rica-México en los cuartos de final? Yo no lo veo cerca por ahora, pero cualquier cosa puede pasar, más en este Mundial, en el que las fuerzas se han nivelado y donde los equipos del continente americano han establecido condiciones. 

 

david.m.faitelson@espn.com

twitter@Faitelson_ESPN