El color de Faitelson

Viernes 13…

Río de Janeiro, Brasil.- El ansiado viernes 13 está aquí. Sobra decir que el resultado tiene sus riesgos. Sobra decir que Miguel Herrera miente cuando dice que tiene un equipo para ser campeón del mundo y sobra decir que el capitán Rafael Márquez sabe que este equipo no está para “hacer historia”.

Pero el balón es redondo, la cancha tiene las mismas dimensiones para todos, el partido comienza siendo 11 contra 11 y con el 0-0 en el marcador. Y en los Mundiales siempre hay espacio para los imponderables. México no tiene un equipo para trascender en este Mundial. No lo tiene porque procede de un atropellado proceso y porque el futbol mexicano ha tenido un nivel por debajo del crecimiento que establecían los parámetros de la última época, pero, los “peros” históricamente han convertido a equipos que parecían alejados de un sentido competitivo en equipos solventes.

Miguel Herrera sabe, por otra parte, que no tiene un equipo para competir por el titulo mundial, pero trata de enviar un mensaje de certidumbre a sus jugadores. Les pinta a ellos lo más alto de la cumbre a la espera que puedan escalar junto a él. Y Rafael Márquez, el capitán, el líder, trata al mismo tiempo de transmitir seguridad en un equipo que tiene algunos aromas de futbolistas que en los últimos tiempos consiguieron hechos históricos para el futbol mexicano como lo fue la medalla olímpica de Londres 2012. Me gustaría tener otro tipo de expectativa o de visión sobre lo que puede pasar con México. No es así porque es una selección que no ha tenido resultados ni el funcionamiento convincente en los últimos tiempos. Pero el futbol es una “Caja de Pandora” y los equipos están conformados por seres que piensan, sienten y sueñan. México sale a jugar el Mundial. El ansiado, temido y esperado viernes 13 está aquí.

 

david.m.faitelson@espn.com