El color de Faitelson

La Puerta de Brandenburgo los espera....

Berlín, Alemania. La Puerta de Brandenburgo espera por ti, Messi... ven, ábrela, hazla tuya y muéstranos el camino a la verdad, a la nobleza y a la integridad futbolística.

En apariencia, ese sería el desenlace perfecto de la noche berlinesa. El Barcelona ganando su quinta Champions y Lionel Messi confirmándose como el mejor jugador del mundo y uno de los mejores de la historia, pero la Juventus no llegó hasta aquí de forma gratuita y tampoco va a regalarse en el estadio Olímpico.

La noche que generalmente define al mejor club del mundo está reservada para este Barcelona, que ha extendido su legado por casi una década y que no solo ha conservado la capacidad de ganar, de acumular títulos y estadísticas, sino que ha cuidado las formas y las maneras de hacerlo. El Barcelona ha dignificado la cancha y el futbol. Es el favorito de casi todos hoy aquí en Alemania y en el mundo, incluso de aquellos que solo encienden la televisión por divertirse a partir de las travesuras que Messi y compañía logran sobre una cancha de futbol.

La Juve tendrá una oportunidad basada en su combinación de experiencia y juventud, de talento y, sobre todo, de gran condición de talento. Jugadores como Pirlo, Pogba, Vidal y Carlos Tévez pueden marcar la diferencia.

La Juve llega como víctima, pero ese traje o condición les encanta a los italianos para, generalmente, asaltar y llevarse la Copa a la casa.

Pero volvemos a todo lo que es capaz de ofrecer este Barcelona en el plano colectivo e individual, y ahí encontraremos una diferencia que marca a un gran favorito y que indudablemente coloca la presión en la cancha del equipo español.

Pero Messi y sus dos compañeros (Neymar y Suárez), el tridente de los 120 goles, está listo para aparecer y a través de ellos veremos la capacidad infernal de uno de los mejores equipos de la historia de generar juego, de atacar y de conseguir los goles.

Somos grandes afortunados. Tendremos ocasión no solo de ver otra vez a un equipo ganador y a un jugador histórico, también a un equipo y a un jugador que respetan las maneras y los métodos para acariciar la gloria.

La Puerta de Brandenburgo los espera...

david.m.faitelson@espn.com

twitter@Faitelson_ESPN