El color de Faitelson

Ochoa levanta la mano...

Atlanta, EU. Guillermo Ochoa le añadió anoche aquí un problema o una duda que Miguel Herrera no parecía tener.

Fue el mejor futbolista mexicano y reclamo una posición como titular en la selección de Brasil 2014.

Parece otro desafío contra su propio destino y aunque anoche apareció como titular en la única Fecha FIFA disponible antes del Mundial, Guillermo Ochoa conoce perfectamente bien las reglas del juego.

Noventa minutos ante Nigeria no podían ser suficientes para Guillermo Ochoa. El portero del Ajaccio llegó prácticamente condenado al llamado de un entrenador que le advierte que no tiene el estilo futbolístico que necesita. A partir de anoche, aquí en Atlanta, comenzaron las “negociaciones”: “Puedes ser titular, segundo o quizás un tercer portero: No hay garantías de nada. ¿Te interesa?”.

Ochoa tendrá que meditar la situación, una situación que podría mezclarse con su propio futuro en el futbol europeo. Aunque signifique afrontar un tercer Mundial sin siquiera un minuto en la cancha, la Copa no deja de ser una vitrina que los futbolistas aprovechan para cotizarse y venderse mejor. Ochoa tendrá que decidir si desde una posición secundaria en la portería mexicana puede relanzar su nombre para dejar al peor equipo de la Liga francesa y ubicarse, al menos, en un equipo de “clase media” o “alta” en las Ligas europeas.

Pero hay otro peligro alrededor de todo de este tema y es que en cualquier momento aparezca una jugosa oferta mexicana, capaz de desvanecer cualquier tipo de propuesta francesa y capaz de derribar el sueño europeo por ganar unos dólares más.

Ochoa llega a Atlanta con el juego perdido. Fue el mejor del partido, pero ser titular en el Mundial, lamentablemente, no depende de él. El sueño europeo está dividido: una mitad en su bolsillo y la otra en el corazón…  

http://twitter.com/Faitelson_ESPN