El color de Faitelson

Nadie juega en el Madrid por “accidente”

Pisó firme el césped del Bernabéu. Acarició el balón, corrió por el medio de la cancha, posó ante los fotógrafos, jamás dejó de sonreír y dejó que los últimos rayos de sol del verano español pegaran sobre el número “14” que lucía en los dorsales.

Nada le temblaba. Él sabía dónde estaba, qué quería y a dónde debía llegar,

Javier Hernández aprovechó el primer lunes de septiembre para aparecer en una asoleada tarde sobre el mismo campo que fue testigo de la glorias de Di Stéfano, Gento, Puskas, Hugo y Cristiano.

“¿De qué equipo soy? ¡Pues del Real Madrid!”, dijo un sonriente Chicharito.

Muchos dirán hoy que es cambiar de una “banca” a otra “banca”. Y puede ser, pero hay otra forma de verlo: también es una magnífica oportunidad de sostenerse en el máximo nivel futbolístico posible.

Hay personajes “tocados” por el destino: Chicharito es uno de ellos. Lo demás, es parte de su talento, su trabajo y su disciplina, pero algo debe quedar claro: nadie llega al Real Madrid por “accidente”.

Para ser futbolista del Manchester United o del Real Madrid primero hay que parecerlo. Y Chicharito lo parece en modales, en educación y hasta en la sonrisa.

También es una verdad que no se compromete, que no se mete en “problemas” con el micrófono por delante. Él, mejor que nadie, sabe que los “problemas” y los grandes retos aparecerán pronto en la cancha. Y uno de ellos será aparecer más tiempo en juego que el que tuvo en la Liga Premier.

Chicharito no es ni será mejor futbolista que Karim Benzema, el “9” titular del Real Madrid. El francés es un jugador más completo, pero Javier Hernández tiene sus propias características y él parece haber aceptado las condiciones de su carrera: aprovechar cada oportunidad que se presente.

“Yo vengo a sumar al Real Madrid”, responde Javier Hernández cuando le preguntan sobre luchar por la titularidad con Benzema.

Jamás dijo “competir”. Dijo que ha llegado a “sumar”. Supongo que al final los dos “términos” pueden parecerse.

La llegada del Chicharito al Real Madrid desata polémica y crítica en las redes sociales.

A los 26 años de edad, este chico tiene ya una historia qué contar: nació en Chivas, un club muy popular en México, jugó ya dos Mundiales, llegó a Europa por la puerta de un “gigante” llamado Manchester United y hoy sueña entre las paredes del club más afamado y glorioso del futbol internacional. Damas y caballeros, si este no es un “cuento de hadas”, se parece mucho.  

 

david.m.faitelson@espn.com

twitter@Faitelson_ESPN