El color de Faitelson

México sigue buscando una selección…

Me gustaría pintar un panorama menos dramático, pero decir lo contrario sería mentirles: A poco más de 100 días del Mundial, México sigue buscando una selección que por ahora no tiene. El entrenador está tirando cartas al azar sobre la mesa, la Federación está vendiendo el producto y el aficionado empieza a generar ilusiones.

En una época de grandes contradicciones no es extraño que el futbol mexicano caiga en una contradicción tras otra.

Se supone que, tras el penoso fracaso en la eliminatoria del 2013, la nueva consigna alrededor de la selección era llamar a los jugadores que realmente estuvieran en buen momento, activos, protagonistas en sus clubes, en buen estado físico y mental. Algunos meses más tarde, esa sentencia ha desaparecido del mapa.

Y se puede entender que, con el tiempo encima y la urgencia por encontrar un equipo competitivo, Miguel Herrera recurra a medidas desesperadas. Pero por otra parte, depositar toda la responsabilidad del fracaso del futbol mexicano en los jugadores que proceden de las Ligas europeas sería una terrible equivocación.

¿Se ganó realmente Javier el Chicharito Hernández su convocatoria a la selección nacional? ¿Tienen Andrés Guardado y Guillermo Ochoa el momento mental y futbolístico apropiado para ser parte de una selección? ¿Héctor Herrera y Diego Reyes han tenido la continuidad necesaria en el Porto? Usted y yo sabemos cuál es la respuesta. También lo saben Miguel Herrera y Ricardo Peláez.

La verdad es que no hay mucho de dónde escoger. El futbol mexicano ha tenido mejores generaciones futbolísticas en el pasado y también es verdad que a Miguel Herrera se le ha dado la selección con muy poco tiempo para generar un equipo que compita en la cancha.

¿Son los mejores que hay? Sí, lo son, justo en una época donde existen pocas respuestas y alternativas y donde el “estado de emergencia” se mantiene por algo que no fue culpa del cuerpo técnico actual y que el futbol mexicano desechó profundizar tras los penosos acontecimientos del año pasado. Se obtuvo el boleto al Mundial, se tapó todo y a vender a la selección como el producto que es.

A poco más de 100 días de Brasil 2014, México aún busca una selección que no ha tenido en la última época y que no tiene con futbolistas que proceden de Europa, pero que andan en un bajo nivel competitivo y con una base doméstica imposible de medir a nivel internacional. Esa es la realidad, nos guste o no.  

http://twitter.com/Faitelson_ESPN