El color de Faitelson

México: a recomponer el verano

El verano pinta desesperado y desesperante para el futbol mexicano. Las noticias no son buenas: lesiones, el fracaso en la Copa América, una cadena de juegos sin victoria, una selección que no encuentra el nivel de juego y algunos rumores que indican el regreso a “las Américas” de los futbolistas que hoy actúan en el futbol europeo. Es como si toda la suerte que alguna vez acompañó a Miguel Herrera se le estuviera volteando.

Tomar a la ligera la baja de Javier Chicharito Hernández para la Copa Oro no sería recomendable de acuerdo con las estadísticas históricas y con lo que en cuanto a personalidad y tamaños significa el futbolista, pero afirmar que las aspiraciones de México cambian en el torneo con su ausencia me parece un juicio riesgoso.

No solo son los números, también está el hecho de que el Chicharito, bien o mal, es una de las pocas conexiones sólidas que México tiene con el futbol de las grandes ligas a la cual, pertenece el futbolista. Tener a Javier Hernández en el túnel de salida del estadio en una Copa Oro significa algo distinto para el entrenador, para sus compañeros y para el rival en turno.

México había preparado un esquema de juego donde Chicharito, ya sea acompañado por Carlos Vela, o por Giovani dos Santos o incluso por Oribe Peralta, era inamovible. Ahora, con pocos días por delante para debutar en el torneo, hay que buscar nuevas fórmulas.

Pero no todo se basa en la ausencia del Chicharito. A México, a esta selección le siguen faltando volumen futbolístico, entendimiento de líneas, capacidad para defenderse, organizar el juego y lanzar el ataque. La única “garantía” que a partir de esta noche podría tener México es que los rivales de la ronda de grupos son selecciones de una ambigua categoría, pero está claro que cuando la Copa crezca en intensidad, podrían aparecer Estados Unidos, Costa Rica, Panamá o la propia Honduras y ahí necesitará de otro tipo de condiciones que por ahora no ha logrado el equipo de Miguel Herrera.

Las lesiones del Chicharito y Moreno, los rumores indican que Giovani está cerca de enrolarse con el Galaxy de Los Ángeles, lo cual no es una noticia del todo alentadora para el futbol mexicano. Si a ello agregamos el pobre nivel competitivo, los siete juegos sin triunfo que liga la selección -tomando en cuenta la Copa América- veremos que la situación es poco favorable. La única ventaja en el horizonte es que siguen Cuba, Guatemala y Trinidad y Tobago, sin duda, una “buena medicina” ante la adversidad.

david.m.faitelson@espn.com

twitter@Faitelson_ESPN