El color de Faitelson

Mayweather: para gustos exquisitos…

Para muchos es un tema de percepción, de ideas, de gustos. Para otros, es un atentado contra los principios más saludables del deporte y de las maneras y formas correctas para obtener la victoria.

No hay mucha diferencia entre Floyd Mayweather Jr. y algunos otros ejemplos que el deporte de todos los tiempos ha presentado como una forma -llamémosle distinta- de asomarse a la gloria. Y nos puede gustar o no, pero abrir un debate para justificar o darle una validez histórica a quienes encuentran un camino diferente para ganar, me parece riesgoso y poco atractivo.

Maywetaher es un gran boxeador. Con unas condiciones innatas, maravillosas que combinan, primero, una destreza física de altísimo nivel y que incluye algunas de las características más desarrolladas en aspectos técnicos que el boxeo haya conocido jamás. Y también se ha acoplado a una época de tecnología y de comunicación para convertirse en el deportista profesional mejor pagado de nuestra era.

El futbol puede y debe presentarnos algunos ejemplos que pueden ser coherentes para compararlos con Mayweather. El campeón del mundo del 2006, Italia, jugaba bajo ciertas condiciones que iban más apegadas a la fuerza y el orden que a la estética futbolística. Lo mismo con el Chelsea que logró un titulo de Champions bajo la conducción del italiano Di Matteo, el Atlético de Madrid alcanzando la última final de la Champions o el propio el Real Madrid en los días de Mourinho.

A pesar de los abucheos y las críticas, hay que reconocer que Mayweather ha encontrado la manera de ganar y de establecer su propio estilo. Y eso es válido, porque él no ha engañado a nadie, porque el que finalmente falló a la cita del sábado fue el Manny Pacquiao que pretendíamos ver y que no existe más.

Creo que en la historia del cuadrilítero han existido boxeadores más completos que Mayweather. Empezando por Muhammad Ali, Sugar Ray Leonard, Sugar Ray Robinson o Joe Louis, pero de que su grandeza alcanza para ser considerado entre los mejores, no tengo duda.

Nos puede gustar o no, pero sería injusto no aceptar que un boxeador que ha mantiene un récord invicto en 48 peleas, que jamás ha ido a la lona, que ha extendido su reinado por cinco diferentes categorías y que ha descompuesto todos los récords de ganancias en el deporte de nuestra era, sea uno de los grandes de la historia del deporte.

Podemos abuchear el estilo de Mayweather, pero no a Mayweather. 

 

david.m.faitelson@espn.com

twitter@Faitelson_ESPN