El color de Faitelson

Hambrientos, urgidos y necesitados…

Necesidad. Ese es el “nombre del juego” de los tres equipos más populares del futbol mexicano.

Para el América, es una cuestión de existencia.

Para las Chivas, es un tema de insuficiencia extrema.

Y para Cruz Azul, un acto de desesperación.

Los tres están necesitados de un campeonato.

Los nombres y luego las cifras de sus planteles para la temporada que está arrancando es una muestra inequívoca del “hambre” y del “deseo” que tienen los tres, pero también hay un tema de presión que podría terminar “asfixiándoles” y beneficiando, como ocurre casi siempre en los torneos mexicanos, a equipos que con menos presupuesto y aparentemente menos “nombres ilustres” en su nómina son  capaces de ganar partidos y de actuar como equipos completos.

En la medida en la que América, Chivas y Cruz Azul tengan la capacidad de controlar o derivar esa presión estarán más cerca de su meta.

Los tres tienen también, dentro de sus obligaciones primarias, tratar de jugar bien al futbol. Y cuando se habla de “jugar bien” al futbol es tener respeto por los principios de un juego ordenado, limpio, que intente ser ofensivo, arriesgado y que alcance, por momentos, niveles de espectacularidad. El aficionado de América, de Chivas o de Cruz Azul nos e conforma con “migajas” o con estilos que se alejan de los preceptos sagrados de sus colores y camiseta.

El América de Mohamed tiene un plantel vasto y completo. Tiene, además, la certeza de que este equipo fue armado bajo las ideas directas del propio entrenador. No hay pretextos válidos para una nómina que de acuerdo con algunos estudios alcanza los 90 millones de dólares. Las Chivas, por su parte, han terminado reforzándose más que nunca, haciéndolo, esta vez, bajo la certeza de que el equipo necesitaba jugadores formados, con experiencia que puede alentar el desarrollo de los futbolistas que proceden de la cantera. No se puede hacer más por el Guadalajara: o funciona o funciona. Y el Cruz Azul mantuvo la base del equipo que fue líder general. Tiene futbolistas que gozan de gran prestigio, experiencia en todas sus líneas y un entrenador ganador como Luis Fernando Tena.

América, Chivas y Cruz Azul necesitan lo mismo: un título. Los tres están urgidos, hambrientos y desesperados. Triunfará solo aquel que logre superar la presión de un “grande”…

david.m.faitelson@espn.com

twitter@Faitelson_ESPN