El color de Faitelson

Grupo Pachuca

Recuerdo como si fuera ayer aquella mañana de agosto de hace casi 20 años. Estaba más que aterrado en el asiento trasero del helicóptero mientras me sostenía de mi camarógrafo y entrañable compañero José Manuel Nieto. “Ahí, ahí lo vamos a hacer, David”, me gritaba entusiasmado el hombre que encabezaba la exploración. “Ese es el sitio: vamos a construir tres edificios, dos gimnasios, cuatro canchas reglamentarias, un área de estacionamiento, una…”.

“Boom… Boom…”, se escuchó de pronto un sonido extraño mientras el helicóptero daba un giro inesperado contra el viento y trataba de retomar altura. “Sí, ya lo vi Jesús, ya lo vi. Vámonos por favor de regreso al aeropuerto”, le dije tratando de esconder el miedo que me invadía.

La verdad no había nada en aquellas tierras en las goteras de Pachuca donde Jesús Martínez pensaba levantar una obra llamada la Universidad del Futbol, pero eran los sueños visionarios de un hombre al que jamás le bastaron las palabras para cumplir sus propósitos.

Mi memoria está hoy llena de recuerdos. Aquella noche de diciembre del final del siglo anterior, en el Estadio Azul, con el gol de Glaría y la “graduación” de Javier Aguirre como técnico. O aquellos regresos de Monterrey donde Miguel Calero acariciaba el avión que “piloteaba” Gabriel Caballero, mientras el Ratón Ayala pedía calma entre los eufóricos cánticos del “Ole, ole, campeón”. O aquella mañana amarga de martes, cuando el féretro con el cuerpo sin vida de Pablo Hernán Gómez recorría el Estadio Hidalgo.

El Grupo Pachuca cumplió 19 años el martes y me sentí muy honrado y agradecido por el reconocimiento que me brindaron a mí, a la escuela y a la bandera periodística que represento con orgullo, a mi casa de trabajo ESPN y a dos grandes compañeros y colegas como Francisco Javier González y Raúl Orvañanos.

Casi dos décadas después, el Grupo Pachuca tuvo la destreza y capacidad de “introducir” a la industria futbolística a un nuevo competidor llamado Carlos Slim que podría ser la “llave” para abrir la puerta que el futbol mexicano necesita para avanzar hacia nuevos horizontes.

Hay muchas cosas en las que quizá no podamos coincidir. Hemos tenidos nuestras diferencias de pensamientos y grandes polémicas, pero Grupo Pachuca merece el reconocimiento de lo que es: un grupo emprendedor, con gente comprometida, con un gran visionario llamado Jesús Martínez que ha encaminado al futbol mexicano hacia los tiempos de cambio y de modernidad por el que tanto suspiran los aficionados al futbol.   

http://twitter.com/Faitelson_ESPN