El color de Faitelson

Deben ser 11 velas…

No es Messi, no es Cristiano, no es Neymar, no es Benzema, pero es un futbolista con pasaporte mexicano que en la última época ha logrado lo que ningún otro jugador de su nacionalidad ha sido capaz de hacer en las Ligas más desarrolladas del mundo: tener regularidad.

Carlos Vela es la noticia que hoy cobija y abriga a la selección mexicana. El escenario que le rodea casi es perfecto: enfrentar a la selección de Holanda en la Arena de Ámsterdam, en una Fecha FIFA, cuando han transcurrido 136 días desde aquella malograda tarde del domingo en Fortaleza, cuando México fue eliminado del Mundial. De la famosa tarde del “No fue penal”, y hasta la oportunidad de probarse ante un consagrado mundial y con la presencia, además, del futbolista mexicano de mayores éxitos en las últimas temporadas europeas.

Lo que debe quedar claro es que Carlos Vela viene a “aportar” no a “cambiar” el presente de un equipo que está en vías de formación para afrontar los retos competitivos que le depara el verano del 2015 y el camino para el Mundial de Rusia 2018. Si suponemos o pensamos que un solo futbolista puede darle a México un rumbo diferente en cuanto a su nivel de competencia, estamos y estaremos rotundamente equivocados.

Este fin de semana, en la alta competencia que significa la Liga de España y ante el campeón reinante del torneo -el Atlético de Madrid-, Vela demostró que ha crecido para seguir desarrollando un nivel interesante para su carrera. A sus 25 años, Vela intenta ponerse a los hombros a su equipo y demostrar, supongo, que tiene la capacidad futbolística y el carácter para emigrar algún día al nivel que sigue en los clubes europeos. Por algún momento, en el inicio de su carrera, coqueteó con esa posibilidad en el Arsenal. El tiempo se agotó para él en el futbol inglés y Vela encontró una salida al éxito en un equipo de media tabla en el futbol de España.

Junto a Javier el Chicharito Hernández, cerca de Giovani dos Santos, de Andrés Guardado y de Héctor Herrera, más otros nombres que deben dar el estirón en la selección como Jonathan dos Santos, Diego Reyes, Javier Aquino y Jesús Corona, más, por supuesto la presencia de Carlos Vela, México intenta demostrar y demostrarse a sí mismo que puede lograr la “cuota de calidad” que le privó de continuar con su sueño en el último Campeonato Mundial. Pero no hay un nombre que le otorgue por sí mismo ese estatus o esa condición. Hay un grupo de futbolistas que debe y puede intentarlo.  

 

david.m.faitelson@espn.com

twitter@Faitelson_ESPN