El color de Faitelson

Chivas: el triunfo es un “maquillaje”

Chivas despertó este lunes con una sonrisa amplia, plena y profunda, pero lo más importante no parece ser su semblante, sus ojos o el maquillaje que se puso en la cara. Lo fundamental, está dentro de su cuerpo, de su alma, de su espíritu.

Habían pasado solo algunos minutos bajo el intenso sol de la ciudad universitaria y el sudor ya salpicaba las frentes de Carlos Salcido, Fernando Arce, Omar Bravo y Aldo de Nigris.

En la cancha, hoy, es un equipo de personalidad, que sabe lo que quiere y sabe cómo lograrlo, pero que entiende también, que el futuro, el verdadero valor de su equipo y de su marca, no puede estar empeñado en un grupo de futbolistas que rebasan los 30 años de edad. Chivas no puede vivir del 1-0 en el Estadio olímpico universitario aunque ello, insisto, le haya devuelto cierta sonrisa y confianza en sus aficionados.

Chivas, trajo lo que tenía que traer para formar un equipo competitivo, que al mismo tiempo en que trata de alejarse de la zona del descenso, se involucra en una parte de la tabla a la que realmente pertenece.

Pero es este equipo donde se ve Carlos Salcido adelantando en la marca y realizando desplazamientos de 30 o 40 metros, o a Fernando Arce recogiendo el balón que recuperó Israel Castro para darle una orientación distinta a la jugada.  Este Chivas es una “bomba de tiempo” si no termina por fortalecer las estructuras más importantes del club. Chivas necesita de una autosuficiencia, que sus chicos de inferiores terminen por crecer y que sean una solución inmediata.

Me gusta totalmente la idea de probar con el ex director de las fuerzas básicas del Barcelona (Albert Benaiges). Porque finalmente hay que admitir que Chivas había dejado de producir los futbolistas para el primer equipo

Traer a un personaje del futbol europeo, con resultados comprobados es una forma distinta de afrontar el tema. Y Benaiges puede triunfar o fracasar, dependerá del tiempo y el espacio que le brinden.

Creo que Rafael Puente Junior ha entendido perfectamente los problemas del Guadalajara. Creo que se los ha comunicado abierta y directamente a Juan Francisco Palencia y al propio Jorge Vergara y creo que si el dueño tiene paciencia y permite que le asesoren de la manera correcta, Chivas dejará pronto el peor momento deportivo de su historia.

Es un Chivas distinto: más competitivo, más ganador, pero no es una solución definitiva. Hay que seguir trabajando para encontrar el autentico “eslabón perdido”.   

 

david.m.faitelson@espn.com

twitter@Faitelson_ESPN