El color de Faitelson

Chivas recupera la memoria…

Apenas algunas semanas le bastaron a José Luis el Güero Real para poner las cosas en orden en las Chivas.

En la cancha, el equipo sabe qué quiere y cómo lograrlo. Alrededor de la cancha, se respira un ambiente de tranquilidad. Y en la tribuna, empieza a generarse la confianza. Chivas aún no gana nada y está lejos de su “mundo ideal”, pero tiene ya otro perfil, otra idea y otras ilusiones. Ha recuperado la memoria y sabe a qué clase de equipos pertenece.

Apenas tres jornadas en la Liga bastan para observar otro orden en las líneas. Chivas se defiende con propiedad, algo que había dejado de hacer en la última época. Y aunque es verdad que genera pocas opciones de gol, lo hace con la profundidad y la vehemencia de nombres como De Nigris, Márquez, Bravo y Fierro. El equipo no termina de ser lo espectacular que debe ser Chivas, pero hay que darle tiempo al proceso. Real sabe que primero necesita certeza y credibilidad en su juego y en sus resultados y que después tendrá oportunidad de divertir a la tribuna. La Liga es una prioridad. La Copa es una oportunidad para probar jóvenes y para medir el alcance del futuro de este Guadalajara.

Y más allá de la cancha, Chivas goza de una “salud” de vestidor que también es una virtud de José Luis Real. La “limpieza” de nombres que se habían eternizado en la alineación del Guadalajara y que suponían ser los líderes en el grupo ha provocado otro ambiente en la institución. Jorge Vergara ha aparecido poco en escena. No sabemos si ha sido voluntaria o involuntariamente, pero en su momento, el equipo lo necesitará para que presione “el botón emocional” como solo él sabe hacerlo.

El asunto de la afición se resuelve con resultados. Poco a poco, el pueblo chiva está recuperando la confianza y la creencia de que su equipo ha abandonado la época deportiva más amarga en la historia del club. En un par de fechas, tendrá la ocasión de recibir en el Omnilife al Cruz Azul, una jornada preciada para llenar el estadio y para resarcir todas las diferencias que se han alimentado en los últimos años.

Chivas va bien. Ha normalizado su “electrocardiograma” de resultados, tiene al personaje indicado en la banca, tiene futbolistas de calidad, jóvenes que prometen, tranquilidad en el vestidor y cierta esperanza en las tribunas. Chivas ha recuperado la memoria. Es y se siente el club grande que siempre ha sido.    

http://twitter.com/Faitelson_ESPN