El color de Faitelson

Chivas: una luz de esperanza…

La reestructuración de Chivas comenzó.

Tras el amargo trago de perder ante el América la posibilidad de firmar a Oribe Peralta, Chivas volvió a lo básico, acudió a su cantera y a su pasado. Fue a corregir los errores que su dirigencia cometió en la última época. Carlos Salcido está de vuelta.

El veterano jugador llega un poco tarde, pero llega, llega con las características apropiadas para tratar de colaborar en una de las épocas más delicadas en la historia del tradicional club. La versatilidad de Salcido en la cancha, su capacidad técnica, física y mental y su experiencia y liderazgo, prometen ser un aporte fundamental en la obra para tratar de estabilizar a estas Chivas.

Al igual que en los casos de Omar Bravo y de Francisco Javier el Maza Rodríguez, Chivas se equivocó cuando no “se formó” con la vehemencia que tenía que formarse en la ventanilla para obtenerlos de vuelta en el proceso de repatriación. Cuando esos futbolistas venían de Europa cayeron en las “garras” del poder económico de Tigres o de América. Y Chivas, teniendo el dinero para competir, supuso que su cantera contaba con el valor suficiente para generar pronto a un Salcido, a un Bravo y a un Maza. No fue así. Y tuvo que volver a pisar sobre sus propias huellas. Traer a Omar Bravo que había pasado por tres equipos ya. Traer a Salcido que cumplió una estadía larga en Tigres y hoy, en Verde Valle, hay preguntas e inquietudes que se refieren al posible regreso del Maza Rodríguez.

Por fortuna, en Chivas, hay, hoy, dos cabezas que saben de futbol y que conocen la cancha. Juan Francisco Palencia y Rafael Puente Júnior. En la capacidad de ellos está depositado el futuro de uno de los equipos más importantes del futbol mexicano.

¿Qué sigue ahora? Supongo que seguir comprando.

Los “pecados” del Maza y de Ángel Reyna -el haber jugado para el odiado rival, el América- podrían pasar a segundo término. Rodríguez es un jugador recuperable tanto en lo físico, en lo técnico y en lo mental, y Reyna tiene el futbol para darle al Guadalajara lo que necesita de medio campo hacia el frente. Si alguien puede lograr “el milagro” de cambiar a Ángel Reyna y al Maza ese es Jorge Vergara.

No todos los problemas de Chivas se resuelven con la llegada o el regreso de Carlos Salcido, pero al menos, hay un viso de esperanza, una pequeña luz que se asoma sobre el horizonte borrascoso del Guadalajara.

david.m.faitelson@espn.com

twitter@Faitelson_ESPN