El color de Faitelson

Un Chivas “Real” en medio de una “realidad”

Un par de años más tarde, Chivas sigue en lo mismo: cuidando cada paso, pisando sobre sus propias huellas y corrigiendo los errores del pasado reciente.

Unos meses antes fue Omar Bravo. Hoy fue José Luis Real y mañana será Carlos Salcido. Las piezas del "rompecabezas" están volviendo a su sitio original.

José Luis el Güero Real regresó casi de la misma forma en que desapareció del Rebaño Sagrado: sin demasiadas explicaciones y sin la garantía de nada.

Real está de vuelta porque era la mejor elección disponible: un hombre que conoce al club, que entiende la filosofía del equipo, que sabe del riesgo que significa jugar con jóvenes, que tiene trato y condiciones con el entorno de Chivas y también con el propio dueño de la institución, Jorge Vergara.

El recuerdo fresco de Real en Chivas indica un equipo alegre, de buen trato con el balón, ofensivo, que jugaba bajo los ideales del club y que era capaz de mantenerse en un papel protagónico, tanto en la Liga como en un torneo internacional del tamaño de la Copa Libertadores.

Casi al mismo tiempo en que Real aparecía en la sala de conferencias del Omnilife, Omar Bravo se colocaba sobre la camilla del consultorio del doctor Rafael Ortega para comenzar con sus exámenes médicos de la pretemporada. Otro error, otro "pecado", otro traspié de Chivas que trataba de reencontrar su camino. Cuando Bravo decidió regresar al futbol mexicano tras su poco éxito en España con el Deportivo La Coruña, el Guadalajara no hizo el esfuerzo que tenía que hacer para recuperarlo. El jugador fue de aquí para allá -Tigres, Cruz Azul, Atlas- hasta que finalmente regresó a "casa".

La misma historia de Bravo podría ser la de Carlos Salcido en las próximas horas.

Chivas está pisando terrenos delicados. Se siente vulnerable, herido, no sabe jugar en los últimos puestos del campeonato ni bajo la amenaza de una tabla porcentual y está entonces regresando al futuro, pisando con cuidado, sobre sus propias huellas, enmendado errores del pasado y tratando de no volver a cometerlos. Chivas está siendo "Real" en medio de una "realidad".

david.m.faitelson@espn.com

twitter@Faitelson_ESPN